Compartir
Publicidad

Un futbolista se retira del fútbol para donar el hígado a su sobrino

Un futbolista se retira del fútbol para donar el hígado a su sobrino
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Su nombre es Alejandro Benítez y, aunque no es un futbolista conocido mundialmente, sí es uno de los delanteros más populares del Central Larroque, equipo del Torneo Argentino C en el que milita desde hace años. Lulo, que es como todos le conocen, tiene 30 años, y además de meter goles trabaja en una 'fábrica de pollos'.

Su vida corría entre estas actividades cuando de repente tomó una decisión de lo más importante: dejar el fútbol para poder donar el hígado a su sobrino.

Milo, el bebé que nació con problemas en el hígado

Su sobrino tiene ahora nueve meses, se llama Milo, y es el tercer hijo de su hermana mayor, Natalia. Ya al nacer los médicos se dieron cuenta de que el pequeño tenía algún problema. Al parecer, la comunicación entre el hígado y la vesícula tenía una seria malformación y el mejor tratamiento era hacer un trasplante.

Tras los primeros análisis vieron que la madre de Milo era compatible, pero al haber sido intervenida del corazón hace un tiempo tuvieron que descartar esa posibilidad. Entonces apareció Lulo, que era un donante también compatible, y que no se lo pensó dos veces. Si con ello podría salvar la vida de su sobrino, haría todo lo que estuviera en su mano.

"Jamás me arrepentiré de haber colgado las botas"

Benitez

Según leemos en La Vanguardia, Lulo dijo que aunque le advirtieron de que tendría que dejar el fútbol no le importó, que jamás se arrepentiría de ello.

La invervención se complicó un poco y lo que al principio iban a ser tres horas acabaron siendo siete. Pero más duro fue, según explica, lo del pequeño, que tuvo que estar doce horas: "Entró muy mal al hospital, estaba desnutrido, de color verde... Pero ya está recuperando. Creo que si sigue así, va a terminar jugando él en Central Larroque, ja, ja, ja”.

Toda la familia, los compañeros del equipo e incluso los responsables del trabajo se volcaron ante tal gesta: hasta le llegaron a decir que se tomara los días que fuera necesario.

Ahora está ya en proceso de recuperación, feliz por ver que su sobrino está cada vez mejor, y feliz porque si todo va bien, él mismo será padre dentro de unos meses de un bebé que, sin duda, podrá ser uno de los mejores amigos de su primo Milo, gracias a su padre.

En Bebés y más | Zion, el primer niño del mundo que recibió un trasplante doble de manos (y no puede estar más feliz), Un bebé de seis días, trasplantado de corazón por una cardiopatía, Nace un bebé de una mujer sin ovarios gracias a un trasplante de tejido ovárico

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos