Compartir
Publicidad
Publicidad

Ser niña en Marruecos parece un castigo

Ser niña en Marruecos parece un castigo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A pesar de que en Marruecos las leyes prohíben trabajar a los niños menores de 15 años, es una práctica habitual que los menores trabajen llegando a límites increíbles, niñas con 5 años de edad llagan a trabajar durante jornadas similares a las que realizan los adultos, siendo maltratadas por el patrón si el trabajo realizado no es satisfactorio. La explotación doméstica infantil es un hecho constatado y por el momento, las leyes vigentes no logran frenar a quienes abusan de los menores.

Ser niña en Marruecos y en algunos países del continente africano parece un castigo, los derechos a la alimentación digna, la educación, la sanidad, etc., parecen no existir, aunque gracias al esfuerzo de algunas instituciones y ONG's, algunos menores logran disfrutar de una situación "privilegiada" con respecto a los demás niños. Un artículo publicado en Rebelión nos muestra algunos testimonios de niñas ahora ya un poco más mayores que nos relatan sus vidas y la situación por la que han tenido que pasar. Lo peor de todo es que poco se puede hacer para cambiarlo si el propio gobierno marroquí no se implica más en las soluciones que pueden tomarse.

El último informe sobre la cantidad de menores que trabajan en Marruecos data del año 2001 y ya entonces las cifras reflejaban unos 22.000 menores trabajando en el país y de ellos, un 59% tenían menos de 15 años. La culpa mayoritariamente la tienen los padres de estos niños por permitir que trabajen, ya que no les importa esclavizar a sus hijos en jornadas que pueden alcanzar las 16 horas diarias por un sueldo miserable que se sitúa entre los 4 y los 11 centavos de dólar, así lo muestra el estudio "Dentro de la casa, fuera de la ley: Abuso de niños trabajadores domésticos en Marruecos" elaborado por la organización de derechos humanos Human Rights Watch.

Marruecos es un país con una elevadísima tasa de trabajo infantil, una reducidísima asistencia escolar y una gran permisión para que esto continúe del mismo modo. Muchas leyes son promulgadas en este país, e incluso se ratifican los derechos que tienen los niños, pero sólo unos pocos intentan cambiar realmente la situación.

Hoy ser niño en Marruecos puede ser un castigo, con mayor peso si se trata de una niña, sólo esperamos que pronto puedan cambiar las circunstancias y que finalmente la sonrisa retome la cara de los niños.

Vía | Rebelión Más información | Educación en Valores Más información | Human Rights Watch Más información | Boletín En Bebés y más | Día Mundial contra el trabajo infantil, Rompamos las cadenas de la esclavitud infantil En Bebés y más | La infancia arruinada por el trabajo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos