Compartir
Publicidad

Reglas de oro para los padres en la alimentación de sus hijos

Reglas de oro para los padres en la alimentación de sus hijos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Hay una serie de reglas de oro que todos los padres deben cumplir para una mayor comprensión y conocimiento sobre el desarrollo del bebé, son reglas que deben ser recordadas y que nos proporcionan unos parámetros y pautas a seguir.

Los niños en principio pueden comer de todo, de hecho no hay ningún estudio científico que contradiga tal hecho. Lo que si existen son las preferencias e inclinaciones por distintos aspectos, hay que decir que se excluyen en esta regla los casos donde se constata algún tipo de problema como puede ser la intolerancia al gluten.

La rutina es una gran aliada de los padres, con ella conseguiremos conquistar el paladar y el estómago del pequeño. La rutina es una disciplina, dar de comer al pequeño en el mismo lugar en un ambiente agradable y apacible ayuda a lograr el hábito de la buena alimentación.

La paciencia es una virtud que los padres deben adquirir y cada pequeño logro que realicemos, es una batalla ganada. Es importante empezar siempre con objetivos y cantidades pequeñas a la hora de introducir nuevos alimentos en la dieta de los niños. Los padres tenemos una meta, que el niño coma y el hambre es un gran aliado que debemos utilizar en cierta medida. Esto no quiere decir que hagamos que nuestro pequeño alcance el límite de la inanición pero un poco de hambre ayuda en cierta medida.

Nuestra educación alimentaria no debe parecerse a la que se le aplica al pequeño, es decir, es posible que a algunos padres no les gusten determinados productos como la verdura y por esta razón incluyen escasamente estos preciados alimentos en su dieta. Esto debe evitarse a toda costa, nuestros gustos no deben intervenir en la correcta alimentación del niño. Muchos pequeños aprenden a comer gracias a que ven como los padres comen todo tipo de alimentos, esto en ocasiones no es posible, pero si sería recomendable. La excepción de este esquema pueden ser los niños que tienen predisposición genética para que no les gusten las verduras.

Finalmente, es importante saber comer de todo, una alimentación rica y variada posibilita un adecuado desarrollo y no debemos permitir que las preferencias del pequeño interfieran en este hecho.

En Bebés y más | Dar ejemplo a los niños con los hábitos alimentarios sanos En Bebés y más | Recomendaciones para una alimentación saludable en los pequeños En Bebés y más | ¿No le gustan las verduras?, puede ser genético

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos