Compartir
Publicidad

La última trastada de tus hijos: Sofía y el iPhone acuático

La última trastada de tus hijos: Sofía y el iPhone acuático
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A menudo hablamos en el blog de las trastadas que hacen los niños, algunas más “light” y otras más gordas. Ayer mi hija Sofía, de 18 meses, me dio motivo para contarles una de las gordas. Su última trastada la podríamos titular como “Sofía y el iPhone acuático”.

Está en una etapa en la que le encanta lanzar cosas. Aprendió a tirar su pañal a la basura y de vez en cuando tira al cubo cosas que no debería. También le fascina tirar cosas dentro de la bañera con agua. A veces tira juguetes, otras veces calcetines o zapatos y la última víctima de sus arrojamientos acuáticos fue mi iPhone. Un iPhone 4 con apenas dos meses de uso, para más datos.

Mientras su hermana mayor se daba un baño, decidió que también era hora de que el teléfono se diera un buen chapuzón.

Cuando Sofía arrojó el teléfono tuve la sensación de verlo sumergirse en el agua a cámara lenta y la imposibilidad de no poder hacer nada por evitarlo.

Enseguida recordé la trastada del hijo pequeño de Armando, Arán y el portátil volador, quien en un acceso de rabia lanzó al suelo su portátil nuevo. Al parecer los dos pequeñitos son de la misma naturaleza “inquieta”, por decirlo de alguna manera.

Da mucha impotencia cuando los hijos nos hacen estas trastadas gordas. Nos enfadamos, aunque no con ellos sino con nosotros mismos porque en definitiva no hay ninguna maldad en sus actos. Los niños no saben que se están cargando un smartphone de última generación o un portátil que cuesta mucho dinero. Lo arrojan porque les divierte hacerlo, sin más.

iphone-arroz

Con respecto al iPhone, lo saqué del agua, lo sequé a conciencia y ahora está en una terapia de arroz. Sí, como lo oís, mi marido trabaja en el mundo de los móviles y asegura que meterlos en una bolsa con cierre hermético y cubrirlos con arroz es un buen tratamiento para ahogamientos accidentales. Si hay suerte, el arroz absorbe la humedad que haya podido entrar en los circuitos internos.

Ya os contaré si funciona. Espero poder recuperarlo pues un iPhone no se compra todos los días. Y yo que le había colocado un protector de pantalla para que no se rayase….

No sé si vuestros hijos hacen cosas así. La de los móviles acuáticos es una trastada bastante frecuente. Ya sea está o cualquier otra, os invitamos a compartir en Bebés y más las trastadas de vuestros peques. Mandadnos un e-mail a historiasdepadres@bebesymas.com explicándonos el suceso y adjuntad alguna fotografía (con un ancho mínimo de 650 pix.) que muestre la travesura.

En Bebés y más | La última trastada de mis hijos: Aran y la crema del culito decorativa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos