Compartir
Publicidad

En el parque: “me subo yo, que tengo prisa”

En el parque: “me subo yo, que tengo prisa”
Guardar
23 Comentarios
Publicidad

Hay un dicho sobre los niños que dice que “los niños nacen sabiendo latín”. Yo creo que más que saberlo, lo chapurrean, los pobres, y somos nosotros, los adultos, los que les enseñamos a declinar y a dominarlo.

Hace unos días, haciendo cola para subir a un columpio, una niña de unos cinco años corrió al quedar vacío (cuando ya nos tocaba subir) y nos dijo: “me subo yo, que tengo prisa”.

¿Mande? Me dije a mí mismo estupefacto. Evidentemente no le hicimos caso, prisa y columpios no son dos palabras que puedan combinarse en una frase, así que le dijimos que no, y ayudamos a nuestro hijo a subirse. Al ver que su excusa no surtió el efecto deseado trató de convencernos hurgando en el terreno más débil de los padres que se preocupan por los hijos: la meteorología.

“Uy, mira qué cielo, parece que viene tormenta”. De estupefacto pasé a patitieso. Preocupándose por el devenir de la salud de nuestros hijos nos quiso avisar, amablemente, de que se avecinaba tormenta, o sea, frío y agua y catarrazo seguro (por supuesto no había tormenta alguna al acecho).

Mis dos conclusiones

De este momento tan cómico y casi irreal saqué dos conclusiones:

  • Las niñas son pícaras, muy pícaras: y los niños no tanto. Ellas son capaces de tomar el mando de la situación y de hacer uso de su inteligencia para girarla a su conveniencia. Donde una niña dice “me subo, que tengo prisa” o “viene tormenta” un niño dice “me quiero subir al columpio”.
  • Los niños aprenden de lo que hacemos con ellos: que una niña de cinco años tenga estas armas no es casualidad. Dudo mucho que haya nacido con ellas y estoy casi seguro de que las ha aprendido de boca de otros. Imagino que los padres de esta niña deben dar bastantes rodeos y deben utilizar las mil y una estrategias para acabar consiguiendo que haga lo que quieren que haga. La prisa y el mal tiempo es un ejemplo: “vamos hija, que tenemos prisa”, “vamos hija, que se acerca tormenta”.

En cualquier caso fue una escena divertida y diferente que hizo que nos diéramos cuenta de que debemos tener cuidado e ir de frente con los hijos. Demasiada manipulación se puede volver en nuestra contra.

Foto | Flickr (AmandaLouise)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos