Compartir
Publicidad
Publicidad

"Yo robé a Madeleine", el cruel mensaje con el que los turistas británicos de Magaluf tatuan su cuerpo

"Yo robé a Madeleine", el cruel mensaje con el que los turistas británicos de Magaluf tatuan su cuerpo
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se cumplen diez años de la desaparición de la pequeña Madeleine McCann, y coincidiendo con este trágico aniversario, la prensa británica se ha hecho eco de un tatuaje que se está poniendo de moda entre los ingleses que pasan sus vacaciones en la localidad mallorquina de Magaluf.

"I stole Madeleine McCann" (Yo robé a Madeleine McCann), es el cruel mensaje que "triunfa" entre los turistas británicos y que muestran con orgullo en sus redes sociales. ¿Hasta donde es capaz de llegar la crueldad del ser humano?

"Bromas" que deberían estar prohibidas

En la localidad de Magaluf, tristemente conocida por los actos vandálicos y descrontrolados que verano tras verano llevan a cabo los turistas británicos que se alojan allí, está teniendo lugar un hecho terrible del que la prensa británica y los propios tatuadores se han hecho eco.

Y es que se ha puesto de moda entre los turistas, tatuarse en su cuerpo la frase "Yo robé a Madeleine McCann", una expresión de mal gusto y extrema crueldad que no debería permitirse.

Los tatuadores alertaban en el diario Daily Star que muchos de sus clientes piden tatuarse cosas realmente ofensivas, pero que ellos deben respetar sus decisiones y trabajar en lo que les pidan.

"Recibimos montones de británicos locos aquí preguntando por todo tipo de tatuajes. Nosotros haremos lo que ellos quieran, incluso si es ofensivo. Es su decisión personal” - indica uno de los tatuadores.

El alcohol, las drogas, la extraña forma de entender la diversión y el descontrol, parecen estar detrás de este tipo de "bromas" o locuras, del que tanto la prensa británica, como el resto de ciudadanos, se avergüenza y escandaliza.

Diez años después, el caso Madeleine sigue sin resolverse. La niña, que contaba con tres años en el momento de su desaparición, veraneaba con sus padres y hermanos en un hotel de Praia da Luz, en el Algarve de Portugal.

Desde su desaparición, han sido varios los momentos en los que la pequeña ha sido objeto de burlas o bromas en Internet. De hecho, algunos medios de comunicación denuncian la existencia de merchandising ofensivo y macabro que hace referencia al presunto secuestro de Madeleine o a su familia.

Y ante hechos así yo me pregunto, ¿hasta donde es capaz de llegar la crueldad del ser humano, la falta de empatía y la mofa del dolor ajeno?

ACTUALIZACIÓN DE INFORMACIÓN

Posteriormente a la publicación de este post, tuvimos acceso a dos nuevas fuentes informativas (Verne y Las Provincias) que tratan el hecho como algo aislado y puntual, y no como una tendencia entre los turistas británicos de Magaluf.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos