Publicidad

Unos gemelos son operados a las 19 semanas de gestación navegando con GPS dentro del útero y con tecnología 3D

Unos gemelos son operados a las 19 semanas de gestación navegando con GPS dentro del útero y con tecnología 3D
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Se llaman Julen y Liam, tienen cinco meses y son gemelos. Padecían el síndrome de transfusión feto-fetal, de los que solo hay 180 casos en España, y que puede provocar la muerte de los hermanos gemelos en el útero materno.

Para evitarlo, el hospital Sant Joan de Deu de Barcelona y el Hospital Clínic de Barcelona les operaron con una técnica pionera en el mundo, que solo se ha realizado 20 veces y toda ellas en estos centros: consiste en un sistema de planificación y navegación quirúrgica tridimensional para cirugía fetal.

Tras realizar una ecografía y una resonancia se puede hacer un mapa 3D de la placenta. De esta forma se gana en precisión y se reduce de forma clara la mortalidad de las operaciones en fetos.

Un gran avance en la cirugía fetal

Cuando un feto presenta una patología que pone en peligro su vida y debe ser intervenido urgentemente en el vientre de la madre, el cirujano fetal se enfrenta a un gran reto, ya que debe decidir de manera muy precisa por donde entrará al útero y, una vez dentro, tiene pocas referencias para moverse con seguridad.

Este nuevo sistema, desarrollado en colaboración con BCN Medtech de la Universitat Pompeu Fabra (UPF), permite hacer una reconstrucción virtual de la placenta (un mapa 3D) de la embarazada antes de la operación, a partir de una resonancia y una ecografía.

Así, el cirujano puede guiarse mejor en el quirófano e identificar el punto de entrada más óptimo, la situación exacta del inicio de los cordones umbilicales y los vasos sanguíneos de la placenta, para que se pueda completar la cirugía con más facilidad y probabilidad de éxito.

El endoscopio de tres milímetros, especialmente diseñado para cirugía fetal, lleva incorporado en esta técnica un sensor en el extremo que permite sincronizar la reconstrucción virtual de la placenta con los movimientos reales de los instrumentos quirúrgicos.

El nuevo GPS quirúrgico permite operar con más precisión a los bebés en el útero materno, porque la visión de los endoscopios fetales tradicionales es muy limitada y precisa un guiado continuo sobre su posición dentro del útero. También se acorta la duración de la intervención y en un futuro, se podrán mejorar los resultados, al hacer más accesible la cirugía fetal.

A lo largo de 2019, el Hospital Clínic de Barcelona y Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona (BCNatal) han llevado a cabo 20 cirugías fetales con este nuevo sistema. Los resultados de las innovaciones tecnológicas han sido aceptados en diversas revistas científicas internacionales de bioingeniería.

Según el director del consorcio hospitalario neonatal (BCNatal), Eduard Gratacós Solsona:

"Este es uno de los proyectos de investigación para innovaciones tecnológicas que estamos desarrollando desde hace cuatro años gracias a la financiación de la Fundación Privada Cellex, y que están dando paso a una nueva generación de técnicas que revolucionará la forma actual de hacer cirugía fetal y seguramente otras cirugías de muy alta precisión que aún dependen muchísimo de la habilidad personal del cirujano".

Síndrome de transfusión feto-fetal

Bebes 2 Liam y Julen con sus padres Melanie Bonnet y Alberto Abarca, junto al doctor Gratacós (izquierda) y la doctora Elisenda Eixarch, de BCNatal, y Ángel González, de la UPF. Foto cedida por el Hospital Sant Joan de Déu

Según explica el Hospital Clínic de Barcelona, el STFF es una complicación específica de las gestaciones múltiples con una única placenta (gemelos monocoriales) que aparece cuando uno de los fetos pasa sangre al otro de forma desequilibrada, a través de las comunicaciones vasculares (anastomosis) que tienen en su placenta compartida.

Este desequilibrio puede afectar gravemente el desarrollo de los fetos y afecta a entre un 10 y un 15 por ciento de las gestaciones monocoriales o lo que es lo mismo: a uno de cada 3.000 embarazos.

A Melanie Bonnet, madre de Julen y Liam, le detectaron el síndrome cuando estaba en la semana 19 de embarazo. Ella misma explica en La Vanguardia que "me imponía mucho que me realizaran una resonancia pero luego todo fue muy bien":

"Después de la operación tuve que hacer reposo el resto del embarazo, no subir o bajar las escaleras más de una vez al día, y poco a poco me fui encontrando más fuerte".

El 17 de junio dio a luz a sus dos pequeños, Liam y Julen, que hoy tienen cinco meses y gozan de un buen estado de salud.

Vía | Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Un bebé con espina bífida es operado a las 27 semanas de embarazo en el útero materno, mediante la cirugía de 'ojo de cerradura', En qué casos se realiza una ecocardiografía fetal

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios