Compartir
Publicidad
Publicidad

Un bebé es el único superviviente de un accidente de tráfico, gracias a que viajaba a contramarcha

Un bebé es el único superviviente de un accidente de tráfico, gracias a que viajaba a contramarcha
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ir a contramarcha es, según los expertos, la forma más segura que tienen los niños de viajar ya que en caso de choque frontal (el tipo de accidente más frecuente y lesivo) las lesiones se reducirían hasta en un 90%.

No es la primera vez que, por desgracia, nos hacemos eco de terribles accidentes de tráfico en los que se ven implicados los menores. En esta ocasión, el accidente ha tenido lugar en Tarragona y el único superviviente ha sido un bebé que viajaba a contramarcha.

A contramarcha salva vidas

Ayer conocimos la terrible noticia de un accidente de tráfico ocurrido en una carretera de doble sentido en Tarragona, que ha implicado a dos vehículos en un choque frontal y se ha llevado por delante la vida de tres personas: un matrimonio, que viaja en un turismo y un hombre conductor de una furgoneta.

En el turismo viajaba también un bebé de nueve meses que iba situado en la parte trasera del coche en una silla a contramarcha, al lado de su padre. El bebé ha sido el único superviviente del brutal accidente, y fue trasladado al hospital con heridas leves.

Fuentes de la investigación apuntan a que el bebé salvó la vida gracias al dispositivo de retención infantil en el que viajaba. Y es que ya lo hemos comentado varias veces pero nunca está de más recordar la importancia de llevar a nuestros hijos a contramarcha el mayor tiempo posible.

Hasta los cuatro años, como mínimo

El peso de la cabeza de un niño con respecto a su cuerpo es proporcionalmente mayor que el de un adulto y esto, unido a su escasa musculatura en el cuello, le vuelve realmente vulnerable a la hora de sufrir un impacto frontal con el vehículo.

Tal y como nos explicaba un bombero de la Comunidad de Madrid en este vídeo, la cabeza de un niño pequeño supone un 25-30% del peso de su cuerpo y en caso de frenazo brusco o colisión, se va hacia adelante con una fuerza tan grande que su cuello puede verse seriamente dañado.

a contramarcha

Según los expertos, la máxima carga que soportaría el cuello de un niño de tres años es de130 kilos. A partir de ahí, podría sufrir serias lesiones o incluso la muerte. En un choque en el que el niño viaje a favor la marcha, la carga que su cuello tendría que soportar ascendería a 230-300 kilos de peso.

Si el niño viaja a contramarcha, en caso de colisión la carga de su cuello sólo tendría que soportar entre 30-40 kilos de peso, minimizando mucho el riesgo de sufrir lesiones graves.

Por tanto, y tal y como aconseja la DGT y los expertos en seguridad en vial los niños deberían viajar a contramarcha hasta que, físicamente, sea imposible hacerlo; esto es mínimo hasta los cuatro años de edad y preferiblemente hasta los cinco, seis o incluso más.

¿Qué dice la normativa al respecto?

Muchos padres admiten no llevar a sus hijos a contramarcha porque la normativa no lo obliga y, por tanto, piensan que "no es tan importante".

Recordemos que actualmente conviven en España dos normativas que regulan los sistemas de retención infantil: la normativa ECE R44/04 (en vigor desde 1982) y la normativa ECE R129 o i-Size (en vigor desde 2013).

En el mercado encontraremos sillas homologadas con una o con otra normativa, aunque se prevé que en en el 2018 (la fecha exacta aún no se conoce) la normativa ECE R44/04 desaparezca y con ella lo hagan también sus sillas, quedando vigente exclusivamente la normativa ECE R129 o i-Size (podéis leer más información en Fundación Mapfre).

La normativa más antigua, la ECE R44/04, obliga a viajar a contramarcha hasta los 9 kilos (9 meses aproximadamente). A partir de ese momento, muchos padres optan por cambiar a sus hijos de silla y pasarles a un grupo I en sentido de la marcha, sin ser conscientes del grave riesgo que este gesto puede entrañar.

bebé a contramarcha

Entre otras cosas, lo que se pretende evitar con la nueva normativa ECE R129 es que los niños viajen de cara a la marcha demasiado pronto, por lo que todas las sillas homologadas bajo esta normativa obligarán a viajar a contramarcha hasta los 15 meses como mínimo.

En cualquier caso, y a pesar de que la normativa ECE R129 da un paso más en el uso de sillas a contramarcha alargando su uso hasta los 15 meses, es importante tomar conciencia de que esta edad sigue siendo insuficiente.

A pesar de que socialmente está muy extendido colocar a los niños de cara a la marcha a partir de los 12 meses (o los 13 kilos, si estamos utilizando un grupo 0+), debemos saber que en el mercado existen multitud de modelos de sillas a contramarcha que pueden usarse hasta los 25 kilos de peso o los 120 cm de altura.

Por tanto, apostemos por ofrecer a nuestros hijos la máxima seguridad y no nos dejemos influenciar por opiniones o por lo que, desgraciadamente, está más extendido. Está demostrado, ¡darle la vuelta puede salvarle la vida!

Viajando A Contramarcha Imagen de la campaña "Dale la Vuelta"
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos