Compartir
Publicidad
Publicidad

Suspenden a un cura en Rumania por maltratar a un bebé durante un bautizo porque no paraba de llorar

Suspenden a un cura en Rumania por maltratar a un bebé durante un bautizo porque no paraba de llorar
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desnudo y en manos de un extraño que lo trata bruscamente y quiere sumergirlo en una pila con agua. Es normal que un bebé indefenso, que no tienen conciencia de lo que significa un bautizo, esté aterrorizado y llore a pulmón pleno por salvar su vida, ¿verdad?.

Aunque sea sólo un minuto, casi no he podido soportar ver el vídeo completo en el que un cura en Rumania pierde la paciencia y maltrata a un bebé durante un bautizo porque no paraba de llorar. El párroco acabó suspendido por "actitud inapropiada".

Recordemos que según la iglesia ortodoxa, los bebés que son bautizados deben ser sumergidos tres veces en agua bendita de los pies a la cabeza. Esta celebración se llevó a cabo en la ciudad de Brăila (Rumania), y el cura es un párroco de la archidiócesis ortodoxa del Bajo Danubio.

En las imágenes se puede observar cómo, tras un par de intentos de bautizar al bebé que no para de llorar, acaba perdiendo la paciencia. Intenta hacer que se calle cubriendo su rostro con la mano, pero lógicamente el bebé acaba llorando aún más.

En un momento parece desistir y le entrega el bebé a sus padres, pero luego vuelve a intentarlo y con brusquedad sumerge al niño tres veces en la pila de agua bendita.

Los padres presencian la escena entre sorprendidos y asustados. Y aunque sea difícil para nosotros entender el rito, me parece incomprensible que no cogieran al bebé para calmarle viéndole tan asustado.

El párraco ha sido suspendido por un mes y amonestado por "gestos y actitud inadecuados" según informa el periódico Libertatea.

Bautizos controvertidos

No es la primera vez que surge una polémica en torno a un bautizo en esta región de Europa. Las imágenes que vemos arriba de un bautizo en Georgia han dado la vuelta al mundo conmocionando a todos por la forma en que el arzobispo trata al bebé, metiéndolo bruscamente de cabeza dentro del agua.

Vía | El País
En Bebés y más | El Papa Francisco animó a las madres a "amamantar con toda normalidad" en la Capilla Sixtina

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos