Compartir
Publicidad

¿Qué pensarías si tu hijo no asiste a un cumpleaños y te quisieran cobrar por ello?

¿Qué pensarías si tu hijo no asiste a un cumpleaños y te quisieran cobrar por ello?
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Yo creo que buscaría dónde está la cámara oculta. Pero eso fue lo que le pasó a unos padres en Inglaterra cuando su hijo no asistió al cumpleaños de un compañero de clase. No sé que sería lo que se les pasaría por la cabeza, tanto al padre que recibió el aviso, como la madre que lo escribió.

Y ¿Qué pensarías si tu hijo no asiste a un cumpleaños y te quisieran cobrar por ello?

 80357706 10a21fd3 8c71 43ba A6aa 9b38e157e63f

Alex Nash de Cornwell es un niño de cinco años y como muchos supongo que sabéis a esa edad se tiene una vida social que se pasa entre fiestas de cumpleaños, parques y largas instancias en algo llamado colegio.

Un buen día nuestro pequeño Alex recibió una invitación para el cumpleaños de uno de sus compañeros de clase y sus padres aceptaron. Hasta aquí todo normal, pero el problema vino después, cuando se dieron cuenta que en la fecha en la que se celebraba el cumpleaños tenían un compromiso familiar previo, concretamente Alex iba a pasar el día con su abuelo.

Conclusión, que entre una tarde rodeado de mas niños, litros de zumo y media tonelada de azúcar o un día con el yayo, el chaval se decantó por lo más normal a su edad, pasar el día con el abuelo (a parte de que habían quedado antes con él que para el cumpleaños).

El caso es que con la emoción de un día entre abuelo y nieto y supongo que ante la perspectiva de sus padres de pasar juntos y solos, sobre todo solos, todo el día, se les olvido avisar a la fiesta sobre la ausencia de su pequeño.

Hasta aquí nada que no nos haya podido pasar a alguno más de una y de dos veces. El problema es que Julie Lawrence, que así se llama la madre del cumpleañero, no es una madre al uso. Y semejante falta de respeto ante el protocolo de festividades infantiles decidió que la cosa no podía quedarse así sin más y ni corta ni perezosa decidió reclamarle a los padres de la criatura el pago de su parte proporcional de la fiesta. Lo de que no asistiera parece que no es razón de peso suficiente para no aportar su granito de arena.

El problema es que la señora Lawrence curso dicha y surrealista petición de una forma aún más rara que no es otra que metiendo una nota en la mochila del niño exigiendo el pago de 15,95 libras, que al cambio serán unos 21 euros.

El caso es que al padre de nuestro amigo no le resulto nada apropiado y gracioso que le reclamaran dicha cantidad por simplemente no haber avisado e la ausencia. "Mire usted, son cosas que pasan", diría nuestro amigo. Pero la señora Lawrence parece que está dispuesta a llegar hasta el final y ha denunciado a los padres del pequeño Alex por el impago de la deuda.

Si no fuera porque la noticia la dio la BBC hubiera pensado que era de algún periódico satírico. Bueno, ya saben que hacer con todo aquel que no haya venido al bautizo.

Vía | Daily of the Day
En Bebés y Más | Diez ideas básicas para hacer la fiesta de cumpleaños perfecta, Imprimibles gratis para fiestas infantiles

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio