Publicidad

Un policía cede sus horas sindicales a otro para que pueda cuidar a su hijo con leucemia

Un policía cede sus horas sindicales a otro para que pueda cuidar a su hijo con leucemia
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Cada año, son diagnosticados muchos casos de cáncer en niños, una situación que suele ser muy dura para las familias, pues además del diagnóstico, vienen gastos y muchas cosas por hacer. Una de ellas, es el tiempo que se deberá dedicar a acompañar y atender a los niños durante su tratamiento.

Esto no siempre resulta sencillo debido al ritmo de vida actual, pues no en todos los trabajos dan un permiso que pueda ajustarse a las necesidades de esas familias. Sin embargo, en un caso reciente hemos podido ver un gran gesto de humanidad, pues un policía ha cedido sus horas sindicales a otro compañero, para que éste pueda cuidar a su hijo con leucemia.

Carlos Ortiz es un agente de la Policía Nacional destinado en la UIP (Unidad de Intervención Policial) de A Coruña y padre de dos hijos. El menor de ellos, de tan solo 18 meses, ha sido diagnosticado con leucemia linfoblástica tipo B, la más grave para los niños de su edad.

Debido a su enfermedad, el pequeño debe estar acompañado las 24 horas, así como acudir casi todos los días al hospital y permanecer ahí durante muchas horas para continuar con su tratamiento. Esto naturalmente es una situación que resulta difícil para la familia, pues tanto Carlos como su esposa trabajan y además deben cuidar de su otro hijo, quien tiene tres años.

Carlos había solicitado un permiso retribuido total para poder acompañar a su hijo, sin embargo, la Dirección General de Policía solo le otorgó el 50%, lo cual continuaba siendo insuficiente para las necesidades familiares y las de su hijo menor. Y es entonces cuando aparece Roberto González, dando un vuelco a la situación de Carlos y su familia.

Roberto es el portavoz del Sindicato Unificado de Policía, y llevaba cuatro años liberado del trabajo policial diario, para poder defender las situaciones laborales de los agentes de la Policía Nacional en Galicia. Carlos también es miembro del sindicato, aunque ambos policías no se conocían personalmente.

Sin embargo, al escuchar la historia de Carlos y su hijo, y de las dificultades que estaba teniendo para poder atenderle, como pedir que le trasladaran a Zaragoza para que las familias de él y su esposa pudieran apoyarles, Roberto decidió tomar acción y ayudar, donando a Carlos sus horas sindicales para que éste pueda acompañar a su hijo.

Como comentábamos, debido a su cargo Roberto está liberado de prestar servicio como agente, y se dedicaba a las tareas que le encomendaba el sindicato. Pero ahora, le ha cedido a Carlos sus 24 horas diarias de liberación sindical, en un gesto que ha conmovido a todos.

En entrevista para La Voz de Galicia, Roberto comenta que decidió tomar acción cuando vio que pasaba el tiempo y no valoraban la gravedad del caso y las necesidades de Carlos: "Cualquiera en mi lugar haría lo mismo. Este sí que es un problema de verdad, con el que tenemos que volcarnos", comentó.

Afortunadamente, cuando Roberto presentó su propuesta para apoyar a Carlos frente a la ejecutiva del sindicato en Galicia y en la dirección central en Madrid, todos le apoyaron. Después de fuera tomada esta decisión, ambos policías finalmente se conocieron y se abrazaron emocionados en la comisaría de Lonzas, en A Coruña.

"Lo que ha hecho Roberto al cederme su liberación para que yo pueda dedicarme a cuidar de mi hijo es un gesto que nunca olvidaré. Se ha ofrecido en un acto de humanidad", comenta Carlos agradecido, y cuenta que su hijo ha tenido mejoría y ha vuelto a caminar, pues por las quimioterapias había dejado de hacerlo.

Por su parte, Roberto ahora deberá compaginar su trabajo policial con el del sindicato, pero afirma sentirse satisfecho con su contento y realizado por su decisión: "Mejor que me preocupe yo que mi compañero, que ahora tiene que centrarse en su hijo".

Foto | iStock
Vía | La Voz de Galicia

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir