Ya hay bebés hospitalizados como consecuencia de la escasez de leche de fórmula en Estados Unidos

Ya hay bebés hospitalizados como consecuencia de la escasez de leche de fórmula en Estados Unidos
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Las consecuencias del desabastecimiento de leche de fórmula en Estados Unidos están empezando a ser muy graves. Ya hay al menos cuatro bebés ingresados en un hospital infantil de Carolina del Sur, y se sabe que en un hospital de Memphis también está tratando a dos niños a causa de esta escasez.

Son niños pequeños y en edad preescolar que han tenido que ser hospitalizados por deficiencias nutricionales relacionadas con la escasez.

Bebés ingresados por deficiencias nutricionales

Según informa The State, son casos de niños a los que se les dio fórmulas caseras y de bebés con necesidades nutricionales específicas que no toleran otro tipo de fórmula, sino preparados específicos para sus afecciones.

Los bebés están recibiendo tratamiento nutricional de la mano de un equipo de dietistas pediátricos que trabajan para "encontrar una fórmula o nutrición que funcione para los niños en función de las alergias y las necesidades calóricas", ha informado la portavoz del hospital.

Por su parte, los dos niños hospitalizados en Memphis tienen síndrome de intestino corto -una condición congénita que afecta a aproximadamente 25 de cada 100.000 bebés- que les impiden absorber adecuadamente los nutrientes, por lo que es indispensable que sean alimentados con una fórmula específica. Estos niños están recibiendo nutrición por vía intravenosa, pero según los médicos, lo ideal es que puedan usar su intestino.

¿Qué alternativas tienen los padres?

leche-formula

Los padres están desesperados al no poder conseguir alimento para sus hijos. En algunos estados el desabastecimiento supera el cincuenta por ciento y los padres conducen cientos de kilómetros hacia estados vecinos para conseguir una lata de preparado para sus bebés.

¿Qué pueden darle a sus hijos? Los pediatras han dicho que los padres pueden cambiar el tipo de leche o la marca que solían dar a sus bebés, si el niño no tiene condiciones médicas especiales.

Y, aunque no está recomendada para bebés menores de 12 meses, y no es una buena opción cuanto más pequeño sea el niño, la leche de vaca puede ser una alternativa por un breve periodo de tiempo en niños mayores de seis meses, si es imposible conseguir una fórmula apta.

“La leche de vaca es mucho más alta en grasas y proteínas y, por sí misma, no tiene suficiente hierro y vitamina C para un bebé”, señala los expertos.

Los bancos de leche materna son otra opción viable para los padres, especialmente en casos de bebés prematuros o recién nacidos con necesidades especiales. 

Pero el problema más grave lo tienen los bebés con condiciones médicas especiales como alergias, intolerancias u otras afecciones médicas. En estos casos, no tienen alternativas, y son los casos que más preocupan al Gobierno que ha importado un cargamento desde Europa priorizando estas fórmulas.

El peligro de las fórmulas caseras

Los médicos desaconsejan encarecidamente el uso de recetas de fórmula casera, así como diluir las fórmulas para que rindan más. Circulan en internet tutoriales sobre cómo prepararlas, pero advierten que esto es un grave peligro para la salud de los niños.

Los preparados profesionales cuentan con una amplia investigación detrás para ofrecer fórmulas equilibradas a nivel nutricional, con una adecuada proporción de proteínas, grasas, vitaminas y minerales para los bebés según su etapa de crecimiento. Y más específicas son aún si el bebé tiene necesidades médicas especiales.

Las fórmulas caseras pueden hacer que el bebé no reciba la nutrición adecuada o que se altere la proporción de sus electrolitos, lo que puede ser peligroso.

Además, los preparados de marca son estériles, algo imposible de conseguir en las fórmulas caseras, pudiendo desencadenar una infección bacteriana y que los bebés enfermen.


Temas
Inicio