Son gemelos prematuros, pero no nacieron el mismo día: gracias a un parto diferido llegaron al mundo con nueve días de diferencia

Son gemelos prematuros, pero no nacieron el mismo día: gracias a un parto diferido llegaron al mundo con nueve días de diferencia
Sin comentarios

Los gemelos prematuros Ian y Laia fueron concebidos a la vez, pero no nacieron el mismo día, sino que llegaron al mundo con nueve días de diferencia en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, en lo que se denomina un parto en diferido.

Ian nació el pasado 17 de enero, y su hermana gemela, Laia, el día 26. Ahora, ambos están a punto de cumplir 10 meses y crecen estupendamente, sin secuelas de su prematuridad, aunque celebrarán su primer cumpleaños en días diferentes.

El nacimiento de Ian y Laia con nueve días de diferencia

Laura, la madre de los gemelos, de 35 años, quedó embarazada en julio de 2021, y tras la ecografía de la semana 20, los médicos vieron que el cuello del útero se estaba borrando, una señal clara de parto inminente.

Dos semanas después, con 22 semanas, le hicieron un cerclaje uterino, que consiste en suturar el cuello uterino para mantenerlo cerrado, pero dos semanas después, la sutura se abrió, lo que suponía un riesgo de infección.

En diciembre de 2021, Laura ingresó dos semanas en Sant Joan de Déu. "Como vieron que yo estaba bien y que no había variedades en cuanto al cuello del útero ni la bolsa amniótica, me mandaron a casa. Me pusieron corticoides para madurar los pulmones de los niños. Y me dieron mucha información", cuenta la madre a El Periódico de España.

Semanas después, el 16 de enero comenzó con contracciones, y ya no hubo manera de detenerlas, y al día siguiente llegó al mundo Ian, el primero de los mellizos, con 28 semanas y tres días de gestación y un peso de 1,1 kilos.

El niño fue trasladado a la incubadora y se decidió mantener a la niña un tiempo más. "Me dijeron que a partir de ese momento ni frenaríamos ni provocaríamos el parto. Que sería lo que mi cuerpo decidiera. Que yo era la mejor incubadora para que ella se siguiera desarrollando", cuenta Laura.

La madre se quedó en reposo absoluto en el hospital, controlada en todo momento y nueve días después, con 29 semanas y cinco días, nació Laia que pesó 1,190 kg.

¿Qué es un parto diferido?

Es un procedimiento poco habitual que los profesionales ponen en práctica en los partos de gemelos extremadamente prematuros.

Cuando el primer bebé nace por debajo de la semana 28 de gestación, el equipo médico que atiende a la gestante puede plantear retrasar el máximo tiempo posible el nacimiento del segundo bebé para aumentar así su edad gestacional y sus probabilidades de supervivencia, explican desde el hospital.

"El objetivo de los partos en diferido es alargar el tiempo del embarazo para mejorar el pronóstico del segundo bebé. Y en general van mejor, pero has de estar muy encima porque puede haber riesgos", apunta la doctora Silvia Ferrero, obstetra del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona.

Requisitos: no es posible en todos los casos. Para poder hacerlo, deben darse varias circunstancias:

  • Que el primer parto sea vaginal.
  • Que los gemelos sean bicoriales (es decir, tengan dos placentas diferentes).
  • Que después del nacimiento del primer bebé se detengan las contracciones.
  • Que no haya riesgo de infección por la madre y los bebés.

Ocho partos diferidos de gemelos en cinco años

No es un tipo de parto habitual, de hecho hay pocos hospitales especializados en este tipo de nacimientos. Uno de ellos es el Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, donde nacieron los gemelos Ian y Laia, que atendió -con este- ocho partos diferidos de gemelos en cinco años.

Entre ellos se encuentra, según la literatura científica consultada, el parto diferido con una latencia mayor registrado hasta ahora en España en el que los dos bebés han logrado sobrevivir: se trata de unos gemelos nacidos con una diferencia de 48 días.

“Hemos tenido partos diferidos con un período de latencia mayor, pero en estos casos el primer bebé no sobrevive porque nace tanto prematuramente que, o bien nace muerto o muere en los primeros días de vida a consecuencia de esa prematuridad extrema”, señala Silvia Ferrero, obstetra del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona.
Temas
Inicio