Compartir
Publicidad

En España hay y habrá cada vez menos niños

En España hay y habrá cada vez menos niños
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Apareció el viernes de la semana pasada el último estudio del INE (Instituto Nacional de Estadística) titulado Proyección de la Población Española a corto plazo (2011-2021) que nos alerta de la crisis demográfica de nuestro país en la próxima década. Algunos de los datos más contundentes son que a partir del 2019 los fallecimientos superarán a los nacimientos, y que, a partir del año que viene empezará un declive demográfico que conducirá a que en 2021 la población española sea menor que ahora, pasando de los casi 46 millones a los 45,6 millones.

Podemos pensar que en un mundo tan sobrecargado y con tantos recursos explotados al máximo, ver una reducción de población es positivo. Pero hay que analizar a fondo que supone realmente este decrecimiento. En España habrá cada vez menos gente, pero sobre todo, va a haber cada vez menos niños.

Primero, esto es un indicio claro de que la profunda crisis económica ha calado en la sociedad hasta hacerle perder la confianza y la posibilidad de aumentar las familias. Además, la pérdida de muchos trabajadores que llegaron a España en los tiempos de bonanza económica y retornan a sus países al haberse quedado sin posibilidades aqui. Lógico, y sin embargo, estas personas son jóvenes, contribuyeron a la recuperación de la natalidad y sin duda, suponían una fuerza productiva que soportaría las cargas económicas de un Estado cada vez con mayores gastos médicos y sociales derivados, precisamente, del alto porcentaje de personas ancianas.

Y, en segundo lugar y seriamente preocupante, la causa de esta previsión de decrecimiento demográfico, es que cada vez nacen menos niños y cada vez van a nacer menos niños. Una sociedad sin niños, en la que cada vez hay más personas mayores, tiene un problema, pues cada vez habrá menos gente quien produzca, y por tanto, sostenga económicamente y cuide de la población dependiente.

En 2021 habrá casi medio millón de niños menores de cinco años menos que ahora. También habrá muchas menos personas de entre 20 y 40 años, pues ese tramo de edad comprende a los que nacieron en la crisis de natalidad de los 80. Por el contrario, la tasa de dependencia subirá del 48% del 2000 al 57% debido, sobre todo, a que habrá aproximadamente un incremento notable de la población mayor de 64 años, que pasará de un 20 a un 34%.

Nuestros jóvenes actuales tendrán que sostener a cada vez más personas mayores, y producir lo suficiente para que ese 57% de la población dependiente pueda mantener una vida digna. Y cada vez los niños serán menos comunes en nuestras, en el futuro, si la tendencia no cambiase, podríamos llegara un panorama nada feliz, pues, considerémoslo, si cada vez hay y nacen menos niños, si no se implementan medidas que nos hagan salir de la crisis económica y, a la vez, incentiven la natalidad: ¿que pasará dentro de 30 años, cuando los niños que nazcan ahora sean adultos?

Justamente esta semana he estado dando clase sobre las causas de la caida del Imperio Romano y una fundamental era su fragilidad demográfica. Por otro lado, un crecimiento malthusiano solo nos llevaría a agotar los recursos si no cambiamos los métodos para conseguirlos. ¿Qué futuro espera a nuestros niños?

Una cosa parece evidente, si la tendencia no cambia de forma radical, cada vez hay y habrá menos niños en España. ¿Eso es bueno o malo para ellos?

Via | INE
En Bebés y más | Baja la natalidad y aumenta la edad de ser madre, La tasa de natalidad de 2010 bajó igualándose con las cifras de 2003

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos