Un bebé de 13 días sufre una fractura de cráneo al caer de la incubadora, y la indemnización que ofrecen es ridícula

Un bebé de 13 días sufre una fractura de cráneo al caer de la incubadora, y la indemnización que ofrecen es ridícula
Sin comentarios

Los accidentes pueden suceder, pero cuando hablamos de bebés en una situación especialmente vulnerable, es inconcebible que haya cualquier mínimo riesgo para ellos durante su ingreso hospitalario.

Por eso nos indigna conocer la historia de una bebé de 13 días que sufrió una fractura de cráneo al caer de la incubadora en la Unidad de Neonatos del hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia.

El accidente sucedió hace casi tres años, el 19 de octubre de 2018, cuando el bebé se deslizó desde la incubadora hasta el suelo al tener rota esta una de sus puertas y no estar, en consecuencia, en las debidas condiciones.

Una indemnización ridícula

Desconocemos concretamente cuáles son los daños que le provocó la fractura craneal al bebé, pero sabemos que los padres reclamaron al sistema murciano de salud 10.000 euros por los daños físicos sufridos por el niño y 8.000 por daños morales, estos últimos, por la zozobra vivida por el accidente y por otros motivos.

Pero el dictamen emitido por el Consejo Jurídico de la Región de Murcia (CJRM) considera que los padres solo tienen derecho a percibir una indemnización de 1.420 euros del Servicio Murciano de Salud (SMS) por el anormal funcionamiento del servicio público sanitario.

El informe considera acreditada la relación de causalidad entre el daño por el que reclamaron los padres y el funcionamiento del servicio público, que califica de “anómalo”.

Sin embargo, descarta los daños morales, ya que señala que los motivos en los que se sustentó su solicitud no tienen entidad suficiente para ser indemnizables.

Menosprecio del sufrimiento ajeno

Vale que el dinero no repara el daño sufrido, pero me parece un menosprecio absoluto del sufrimiento ajeno. 

Por un lado, el de un bebé indefenso que sufrió un importante daño físico -añadido a la situación por la que estaba ingresado-, debido a una negligencia. A una puerta de incubadora que no estaba en las condiciones óptimas para ser utilizada y alguien debería haberlo previsto.

Y por el otro, el desasosiego de los padres al ver a su pequeño con una lesión tan grave que podría haber tenido consecuencias fatales. ¡Es indignante!

Vía | El Periódico

En Bebés y más | Andalucía indemniza con 30.000 euros a los padres de una niña que sufrió daños durante el parto por una cesárea tardía

Temas
Inicio