Publicidad

Así son las normas que una madre impone a los amigos de su hijo si quieren quedarse en su casa a dormir

Así son las normas que una madre impone a los amigos de su hijo si quieren quedarse en su casa a dormir
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

¡A los niños les encanta hacer fiestas de pijamas con sus amigos! No importa la edad que tengan, disfrutan muchísimo invitándoles a su casa, jugando juntos, viendo una sesión de cine nocturno y durmiendo (o intentándolo, porque a veces con la emoción es difícil que peguen ojo) en sacos tirados en el suelo. Esta experiencia es realmente divertida para ellos y formará parte de los recuerdos de su infancia cuando ya sean adultos.

Pero, ¿y si para dormir en casa de tu mejor amigo su madre te exige firmar un contrato con unas estrictas reglas? ¿Parece una locura, verdad? Pues una madre norteamericana está decidida a que los invitados de sus hijos cumplan a pies juntillas sus indicaciones si quieren volver a su casa en un futuro. Para ello, les hace firmar un contrato con normas muy claras de conducta.

reglas para una fiesta de pijamas

"Tocar/hacer cosquillas a otras personas implicará una separación física inmediata, y permanecer apartado hasta que llegue la hora de la recogida. Esto significa que debemos mantener nuestras manos alejadas de los demás"

"El cambio de ropa debe hacerse de manera independiente y en un espacio privado y nunca en compañía de nadie más. Esto significa que no habrá desnudos delante de nadie, en absoluto".

"Las interrupciones, incluido el exceso de volumen de voz o de aparatos electrónicos, darán lugar a la suspensión de dichos privilegios. Esto significa que no se debe gritar, interrumpir o poner a todo volumen la televisión o el iPad"

"Las quejas no serán toleradas. Las opiniones constructivas deben ser puestas en común con un tono de voz tranquilo y educado. Esto significa que deberás esperar turno para recibir mi atención y reconocimiento antes de comenzar a hablarme"

"He leído y entiendo las reglas y condiciones de acudir a jugar a casa de la Sra. NNN (el nombre está tachado) y acepto con respecto los límites impuestos. Si mi comportamiento alcanza y mantiene los estándares de la Sra.NNN, pasaré un momento divertido y podré disfrutar del brunch que se celebrará al día siguiente, sábado 23 de septiembre.

"Si mi comportamiento está por debajo de los estándares, las futuras fechas de juego o las horas de sueño podrían no volver a ocurrir sin una consideración y estipulación serias".

"Estas reglas están vigentes para la seguridad de todos los residentes y huéspedes en el hogar de la Sra. NNN. Haré todo lo posible para mantener una actitud tranquila y contribuir a la la tranquilidad de la Sra. NNN respetando sus deseos".

La publicación ha sido compartida por un usuario en la web de REDDIT, donde ha recibido miles de comentarios criticando la actitud de esta madre y catalogando las reglas como "una locura". Sin embargo, también hay otros usuarios que ven lógico imponer ciertas normas en caso de que se trate de una "fiesta mixta de pijamas".

Aún desconociendo la edad de los niños a los que van dirigidas estas normas, personalmente no lo comparto. Aunque creo que es necesario ser firmes y establecer unos límites de convivencia para que todos los invitados disfruten de manera respetuosa, es labor de los padres anfitriones propiciar un ambiente amable, divertido e inolvidable para nuestros hijos y sus amigos. Al fin y al cabo, son situaciones que no se repiten con frecuencia y que los niños viven como un momento sumamente especial.

Vía 20 Minutos

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir