El sueño del niño de uno a dos años: así duerme a partir de los 12 meses

El sueño del niño de uno a dos años: así duerme a partir de los 12 meses
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

El tema del sueño del bebé es uno de los que más interesa a los padres durante sus primeros meses de vida, particularmente porque se preguntan hasta cuándo volverán a dormir una noche completa. Afortunadamente, esto solo sucede durante un tiempo y los bebés eventualmente tienen un horario similar al nuestro.

Sin embargo, aunque hemos dejado esas constantes noches de desvelo en el pasado, aún hay ciertas cosas especiales y distintas en el sueño de los niños. Te compartimos cómo duermen los niños de uno a dos años.

¿Cómo es el sueño de los niños a partir de los 12 meses?

Como mencionábamos previamente, a partir del año los niños ya tienen un patrón de sueño más o menos establecido y similar al nuestro, en el que las horas nocturnas de sueño se alargan hasta dormir de 6 a 8 horas, según el entorno y necesidades del niño.

A lo largo de este segundo año de vida, se irá reduciendo el tiempo que tarda en quedarse dormido el bebé, así como la cantidad de veces que se levantan por la noche. Sin embargo, al cumplir los 12 meses el niño comienza a tener microdespertares: pequeños lapsos de despertar que son una respuesta innata del ser humano a estar en constante alerta.

En el caso de los niños de esta edad, estos despertares nocturnos pueden estar causados por enfermedades, angustia por la separación de los padres, miedos o pesadillas (aunque éstos últimos dos suelen aparecer un poco más delante, alrededor de los tres y cuatro años).

También puede suceder que en esta etapa de su vida los niños lloren antes de irse a dormir o al despertarse. Es normal y responde a un proceso de ansiedad que muchos bebés atraviesan a esta edad.

Aunque es común que muchas familias continúen haciendo colecho por mucho tiempo más, algunos padres deciden pasar al niño a su propia habitación al cumplir el año, y como se siente inseguro si no siente a sus padres cerca, lo expresa de ese modo. Acompañarlos en esos momentos les ayudará a conciliar el sueño.

A partir del año los niños suelen tomar una o dos siestas durante el día, aunque algunos de ellos pueden dejar dependiendo de las necesidades de descanso.

¿Cuántas horas deben dormir los niños de uno a dos años?

La Academia Americana del Sueño, basada en recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría recomienda que los niños de uno a dos años duerman de 11 a 14 horas distribuidad a lo largo del día, para garantizar que tengan el descanso que necesitan de acuerdo a su edad.

Dormir las horas necesarias es importante para un sano desarrollo y tiene beneficios a todos los niveles, desde físicos hasta cognitivos y emocionales. Un buen sueño mejora la atención, el comportamiento, el aprendizaje, la memoria, la regulación emocional, la calidad de vida y la salud mental y física.

En cambio, un sueño insuficiente se asocia, entre otras cosas, con un bajo rendimiento escolar, un aumento de las lesiones, la hipertensión, la obesidad y la depresión.

Las siestas: un descanso muy importante

Aunque ya no son tan frecuentes y necesarias como en sus primeros 12 meses de vida, las siestas siguen siento una parte muy importante de su descanso por lo menos hasta los tres o cuatro años, de acuerdo con la Asociación Española de Pediatría (AEP).

A partir del año, la mayoría de los niños deja la siesta matutina y se queda solamente con una siesta vespertina, regularmente después de comer. Este periodo de descanso es particularmente importante, ya que es cuando los niños retienen lo aprendido durante el día, mejorando el almacenamiento de la memoria a corto plazo en los niños de entre 1 y 3 años, por lo que habremos de hacer lo posible porque continúe tomándola.

Consejos para un buen sueño infantil de los 12 meses a los 2 años

sueño infantil a partir de los 12 meses
Foto | iStock

En esta etapa, al igual que las anteriores, las rutinas previas a la hora de dormir continúan siendo importantes. Estos son algunos consejos con los que podemos ayudar a nuestros hijos de esta edad para que tengan un buen descanso:

  • La habitación debe ser cómoda, con una temperatura agradable y sin ruidos ni estímulos exteriores. Debemos procurar que sea un espacio tranquilo y seguro para dormir.
  • Procurar acostarle y despertarle siempre a la misma hora, estableciendo un horario regular y constante.
  • Antes de ir a la cama, es recomendable tener un ritual para ayudarle a relajarse al final del día y que entienda que está por llegar la hora de dormir. El clásico ritual de baño, cena y cuento o mimos suele dar buenos resultados.
  • A partir de su primer año, los niños pueden comenzar a entender que estamos ayudándoles a dormir de forma autónoma, por lo que habremos de procurar que la hora de dormir sea un momento placentero.
  • Si tiene problemas para dormir lejos de nosotros, podemos recurrir a un peluche o mantita especial, que le haga sentir más acompañado mientras aprende que a pesar de que ya no estemos cerca de él, seguimos en la misma casa.
  • Es recomendable evitar las siestas tardías o prolongadas, así como los juegos activos antes de ir a dormir.

Como hemos leído, el sueño de los niños de 1 a 2 años es más estable y regular, pero es importante continuar acompañándoles el mayor tiempo posible, tanto para vencer sus miedos como para ayudarles a aprender a dormir por sí solos.

Foto de portada | iStock

Temas
Inicio