Publicidad

¿Qué tener en cuenta en un coche para transportar los accesorios del bebé?

¿Qué tener en cuenta en un coche para transportar los accesorios del bebé?
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Cuando un bebé está a punto de llegar a un hogar, se plantean necesidades nuevas que antes no se contemplaban. No solo hablamos de necesidades económicas, de tiempo o atención, sino también de otras en las que al principio no reparamos, como el espacio.

Porque quizá, imaginando el reducido tamaño de un recién nacido, no seamos capaces de hacernos a la idea de la gran cantidad de espacio que ocupan todo el mobiliario y los accesorios que necesita el pequeño desde su llegada.

Sin duda empezaremos a hacernos una idea al comenzar a recopilar todos esos elementos que irán invadiendo los diferentes espacios de la casa: la trona en la cocina, la bañera en el baño, el cambiador en el dormitorio del bebé, la cuna en el de sus padres, los juguetes por todas partes, etc..

Antes o después caeremos en la cuenta de que las nuevas demandas de espacio no solo se reducen a nuestro hogar. ¿Está nuestro coche preparado para la llegada de un bebé?

Lo que ocupa realmente un bebé

Son muchas las familias que se hacen esta pregunta coincidiendo con el inicio del embarazo y comienzan a hacer cálculos. Es entonces cuando se percatan del contraste entre el pequeño espacio que ocupa un bebé recién nacido y el de todos los accesorios que tendrán que transportar con él. 

Y es que en los primeros años de vida de un niño, se impone la comodidad y, sobre todo, su seguridad en el coche, con lo que se hace difícil prescindir de todo ese cortejo de complementos.

En su lugar, lo más sensato es hacer una inversión a largo plazo y buscar un automóvil que responda a las nuevas y futuras necesidades familiares. Porque, donde hoy hay una sillita, mañana puede haber dos e incluso tres y la mayoría de coches ni siquiera están preparados para ello. 

¿Vamos a cambiar de nuevo de coche entonces dentro de tres o cuatro años para solventar esas necesidades de espacio futuras? Nosotros te aconsejamos que antes de dar el paso, analices bien las necesidades que implica un bebé (y los que vengan).

La sillita, el nuevo apéndice del coche

Silla Bebe Coche Asiento Trasero

Desde el primer momento (y hasta que el niño mida 1,50 cm) la sillita del coche o sistema de retención infantil (SRI) se convertirá en parte del mobiliario permanente del vehículo. Según la ley vigente, el recién nacido debe viajar en una silla tipo 0 (válida hasta los 13 kilos) en sentido contrario a la marcha. Como alternativa, se puede utilizar un capazo colocado en los asientos posteriores transversalmente, si bien es una opción menos segura a la que solo se recomienda recurrir en casos excepcionales.

Asimismo, aunque la ley determina que a partir de los 9 kilos los niños pueden viajar en el sentido de la marcha, la recomendación general de la DGT y las principales instituciones de seguridad es mantener la orientación a contramarcha todo el tiempo que sea posible y como mínimo hasta los 4 años.

El dilema llega cuando ya contamos con una sillita en el coche, pero debemos instalar otra para el nuevo miembro de la familia. El espacio reducido de muchos automóviles hace que, al instalar dos sistemas de retención infantil, el resto del espacio de la parte trasera quede anulado por completo, impidiendo que un tercer ocupante pueda viajar detrás

Por eso la gran prioridad para muchos padres es evitar este problema en el futuro buscando un coche que cuente con tres asientos individuales, como el SUV Citroën C5 Aircross Hybrid.

Un nuevo ocupante en el maletero

Coche Familiar Maletero Modulable

Al asiento de seguridad infantil se suma un nuevo ocupante obligatorio con la llegada de un bebé: el carrito de paseo. Ya sea con capazo, para los primeros meses, o con silla, a partir de que el bebé pueda mantenerse sentado por sí solo, el carro de paseo es uno de los accesorios que más espacio ocupa en el maletero de un coche. 

Hasta el punto de que muchos quedan prácticamente inutilizados para albergar otro tipo de bultos como bolsas de la compra, mochilas y maletas.

Y no digamos cuando hay otro niño en la familia. Si hablamos de un nacimiento gemelar, el volumen del carro de paseo se duplica. Y en el caso de que haya un hermano mayor, podemos encontrarnos con la necesidad de transportar triciclos, bicicletas o patinetes en un simple trayecto interurbano. Y, una vez más, no cualquier vehículo puede satisfacer tal demanda de espacio.

La importancia de un espacio modulable

Aircross C5 Hybrid

Si pensamos en los viajes en coche y en familia por carretera, las necesidades de espacio se multiplican. Porque viajar con un bebé a bordo implica, además del sistema de retención infantil y el carrito de paseo, otra serie de accesorios imprescindibles para el día a día.

Por ejemplo, muchos padres optan por llevar una trona de viaje para poder alimentar al pequeño con comodidad allá donde vayan, incluso en bares y restaurantes. Se trata de un tipo de alzador que se incorpora a cualquier tipo de asiento para que los bebés que se mantengan erguidos puedan sentarse a la mesa a comer.

La bañera suele ser otro de los accesorios que muchos padres deciden llevar cuando salen de viaje, ya que la higiene diaria del bebé no siempre resulta cómoda fuera del hogar familiar. Y lo cierto es que es difícil que en hoteles o alquileres vacacionales nos ofrezcan esta opción. Por eso existen bañeras de viaje que, aunque sean plegables o hinchables, ocuparán cierto espacio entre el equipaje.

Muchos bebés viajan igualmente con sus cunas de viaje, ya que no siempre están disponibles en los alojamientos de destino. Y, aunque se pliegan hasta ocupar menos de un tercio del espacio que ocupan montadas, siempre supondrán un bulto más que tener en cuenta.

Si a esto le sumamos el equipaje propio de un bebé, con el arsenal mínimo de ropa, complementos como biberones y chupetes, además de una pequeña representación de sus juguetes, la idea de contar con un maletero amplio con opciones modulares se hace imprescindible.

El coche ideal

Teniendo en cuenta estos nuevos factores inherentes al nacimiento de un bebé en la familia comprenderemos la importancia de contar con un vehículo adecuado a nuestras necesidades.

Además del espacio, ese vehículo tendrá que responder a otras demandas propias de los viajes familiares, como la comodidad, el silencio (dentro de lo posible cuando se viaja con niños) y, ahora más que nunca, el menor impacto posible en el medio ambiente.

Así, la solución puede estar en un todocamino híbrido como el SUV Citroën C5 Aircross Hybrid, que combina espacio, comodidad con conducción sencilla y relajada, en un vehículo de bajas emisiones (no en vano le corresponde la etiqueta CERO de la DGT).

Todo ello, con tres asientos traseros individuales de idéntico ancho, que se deslizan, pliegan y reclinan hasta formar un auténtico suelo plano, muy útil para las necesidades de espacio que implica viajar con un bebé. De hecho, cuenta con un maletero cuyo volumen varía de 460 a 600 litros, lo que supone una novedad en esta categoría de vehículo.

Una burbuja de tranquilidad

Por otra parte, la ventaja de este híbrido todocamino es que posibilita la conducción en modo totalmente eléctrico, lo que permite filtrar los ruidos, favoreciendo esa especie de burbuja aislada del mundo exterior que tanto valoran los padres. 

Y, al tratarse de un concepto de coche "dos en uno", combina los beneficios de la conducción eléctrica y de emisión cero para los desplazamientos diarios urbanos, con un motor de combustión interna que nos permite hacer viajes más largos.

Un viaje con absoluta serenidad a bordo, sin molestas vibraciones, con asientos grandes y acogedores, espacio de sobra para cada niño y posibilidades modulares para transportar todos los accesorios del bebé... No pocos padres habrán soñado alguna vez con esto. Hoy en día, es ya una realidad.

Imágenes | iStock/Halfpoint, iStock/FotoDuets, iStock/Jovanmandic e iStock/dolgachov

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios