Compartir
Publicidad
13 beneficios de la poesía en niños, según una educadora y experta en Montessori
Libros infantiles

13 beneficios de la poesía en niños, según una educadora y experta en Montessori

Publicidad
Publicidad

¿Quién dijo que la poesía no es para niños? La escuchan desde que son bebés en las nanas y canciones infantiles y la musicalidad de las rimas capta rápidamente su atención. Muchos juegos de palabras se basan en recursos poéticos y cuando crecen, son muchos los peques se animan a crear sus propias composiciones.

Leer, recitar y memorizar poemas tiene incontables beneficios para los niños y Almudena Palacios, maestra, educadora en Disciplina Positiva, experta en el método Montessori y fundadora de la web Viviendo Montessori, nos ha hablado de ellos.

Estimula el desarrollo emocional y cognitivo

La poesía es un género literario que nos hace sentir y emocionarnos, pues no basta con leer poemas de manera lineal, sino que se necesita ayuda de los gestos, la mímica, la entonación, la cadencia de la voz... para dotarlo de un mayor sentido.

Para Almudena, la poesía es "imprescindible durante el aprendizaje y la vida de cualquier persona", pues ayuda a expresar los sentimientos y a la estimulación del desarrollo emocional de los niños.

Estimula el desarrollo del lenguaje

poesía

El lenguaje que se utiliza en el género literario de la poesía suele ser más complejo y elaborado que en los cuentos, por lo que leyendo o escuchando poesía, los niños potenciarán su lenguaje y adquirirán nuevas habilidades comunicativas.

En este sentido, el niño que lee poesía desarrollará una mayor conciencia fonológica, es decir, comenzará a darse cuenta de las unidades en las que se divide el habla, así como de su pronunciación, tratando de mejorar aquellas palabras que no pronuncia bien todavía.

Pero no hace falta esperar a que nuestros hijos sepan leer o entiendan perfectamente lo que leemos, pues leer a nuestro bebé, aunque no pueda entendernos, también tiene importantes beneficios relacionados, entre otros, con la adquisión del lenguaje.

Aumenta el vocabulario

Y al hilo de lo anterior, leer poesía (aunque en general, también aplica a cualquier otro género literario) ayudará a los niños a ampliar su vocabulario, tanto expresivo como comprensivo de una forma sencilla y lúdica.

Además, mediante las rimas los niños aprenden cómo se combinan los sonidos para formar palabras y frases, empezarán a entender el ritmo de la lengua y se irán adentrando poco a poco en el mundo de la lectoescritura.

Recitar poesía mejora la dicción

poesia

Recitar poesía ayuda a los niños a mejorar su expresión verbal y su dicción, pues la pronunciación juega un papel fundamental para no perder la gracia y la esencia de la rima.

Por otro lado, para leer o recitar poesía correctamente también hay que ser conscientes de la importancia de las pausas, la respiración y la cadencia de cada frase. Y todo esto lo irán aprendiendo y trabajando conforme se vayan adentrando en el maravilloso mundo de la poesía.

Recitar poesía ayuda a la expresión corporal

La expresividad física forma parte de las habilidades sociales y la capacidad de comunicación de los niños desde que nacen, aunque se va desarrollando con la edad. Son muchos los juegos que podemos hacer con los niños para estimular el desarrollo de su expresión corporal, y animarles a recitar poesía es un de ellos.

Recitar poemas ayuda a los niños a conectar con su propio cuerpo, contribuyendo a mejorar su coordinación y capacidad motora. Y es que la música y ritmo de los versos favorece la expresión corporal y la libertad de movimiento a la hora de leer o recitar.

Ayuda a adquirir nuevos conocimientos y trabajar valores

poesía para niños

Pero a través de la poesía, el niño también irá conociendo el mundo que le rodea, pues por lo general, los poemas suelen estar centrados en aspectos concretos o actividades de la vida cotidiana.

Así pues, la poesía puede ser un excelente recurso para trabajar valores como la amistad, el amor, la empatía, la felicidad... Además, su lectura puede sernos de gran ayuda para tratar temas específicos que preocupen al niño o situaciones que le resulten complejas.

Favorece la memorización

La memoria nos acompaña desde que nacemos y se va desarrollando a lo largo de nuestra vida, convirtiéndose en una herramienta fundamental en nuestro día a día. Por eso es tan importante ejercitarla diariamente y estimularla en los niños de forma adecuada para que logren una agilidad que les ayude, no sólo a lo largo de su etapa académica, sino también a lo largo de su vida.

En este sentido, leer o escuchar varias veces un poema hará que los niños acaben memorizándolo casi sin darse cuenta, pues la musicalidad y rima dlos versos, así como sus frases cortas y sencillas permiten ejercitar la memoria con gran facilidad.

Estimula la imaginación

poesía

Psicopedagogos, educadores y pediatras coinciden en afirmar que la lectura ayuda a los niños a desarrollar su mente y a estimular su imaginación y creatividad.

A medida que el niño va creciendo, podemos elegir poemas adecuados a su nivel de comprensión y dominio del lenguaje, y a través de la lectura o la escucha conseguiremos que su imaginación eche a volar, sueñe despierto y recree los versos en su mente .

El fomento de la imaginación en los niños les aporta grandes beneficios para su desarrollo: amplía la noción de su mundo, promueve la risa y la felicidad, y favorece su bienestar psíquico. Además, la imaginación de los niños no tiene límites y es una fascinante ventana a su mundo interior

Aprenden a apreciar la música

Las estructuras rítmicas despiertan en el niño distintas sensaciones frente a las palabras, pues aparecen matices diferentes a los que encontramos habitualmente en los cuentos, tales como el ritmo, la sonoridad, la coincidencia de fenomenas, la musicalidad...

¡Y es que poesía y música se dan la mano!, de ahí que guste tanto a los niños desde que son pequeños, pues la repetición de sonidos les aporta seguridad al tiempo que contribuye a crear patrones de atención.

Potencia el aprendizaje artístico

Y al hilo del punto anterior, conviene destacar que la poesía conlleva ritmo, música, dramatización, interpretación, memorización... es decir, un sinfín de connotaciones artísticas que aporta grandes beneficios a los niños, tanto en su desarrollo académico como social.

"Como madre y maestra he utilizado los poemas en diversas situaciones diarias, tanto para aprender como para disfrutar de un momento lúdico, acompañado de dramatización y disfraces. Pero también la poesía me ha servico para tratar con los niños momentos más delicados o tristes" - comparte Almudena.

Invita a la relajación

poesia

Almudena nos explica que la musicalidad de los versos, cuando leemos poesía a los niños, invita a la relajación, por lo que aconseja disfrutar de la lectura de un poema antes de que nuestros hijos se vayan a la cama, aunque en general cualquier momento del día es bueno para ello.

Podemos taparles los ojos para que se relajen mientras les leemos, e incluso acompañar la lectura de música ambiente con sonidos de la naturaleza, como olas del mar o gotas de lluvia. Ese momento juntos será un verdadero placer, tanto para el niño como para el adulto que le acompañe" - aconseja la experta.

Fomenta el gusto por la lectura

Por lo general, los poemas suelen ser breves y ágiles en su lectura, por lo que leérselos a nuestros hijos desde que son pequeños puede ser una buena forma de comenzar a inculcarles el habito y el amor por los libros.

Otros aspectos propios de la rima como la musicalidad, el juego de palabras y el ritmo hacen de la poesía uno de los mejores recursos para incentivar el gusto lector de los más pequeños.

Fortalece el vínculo padre/madre e hijo

leer poesia

La lectura compartida favorece y genera un fuerte vínculo afectivo entre padres e hijos, basado en el placer de acompañarlos mientras hacen sus propios descubrimientos y, sobre todo, de pasar tiempo juntos disfrutando de una actividad en común.

"Leer poesía junto a nuestros hijos fortalece el vínculo afectivo. Por ejemplo, la mamá o el papá pueden estar recitando el poema y el niño dibujando o garabateando lo que sienta al oírlo" - nos aconseja Almudena.

Además, no debemos olvidar que leer es una forma más de jugar con nuestros hijos, de dedicarles tiempo y crear imborrables recuerdos de su infancia. Por tanto, ¡leamos poesía, interpretemos, actuemos y disfrutemos junto a ellos!

Fotos | istock, Pixabay

Agradecimientos | Almudena Palacios, Viviendo Montessori

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio