Compartir
Publicidad
Publicidad

“¡Funciona!: Niños sanos todo el año”

“¡Funciona!: Niños sanos todo el año”
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se acerca el frío y con él llegan las enfermedades que más suelen afectar a los niños. Las consultas de pediatría se llenan hasta los topes, los pediatras no dan a basto, los niños salen medicados para una enfermedad que quizás vuelvan a padecer pasadas pocas semanas y todo esto ocurre porque la gente aún no se ha enterado de que la homeopatía llegó al mundo para hacer que los niños estuvieran sanos todo el año.

Hablo irónicamente, como es lógico, porque se ha publicado recientemente el libro “¡Funciona!: Niños sanos todo el año”, que si lo leyeran los políticos catalanes, que como sabréis están ahogando la sanidad pública a base de recortes, peor aún andarían los profesionales sanitarios de Cataluña (si con la homeopatía los niños están sanos todo el año, quitamos a todos los pediatras y que los padres se lean este libro).

Se trata de una guía práctica de consulta para padres, para que traten a sus hijos de afecciones típicas como mucosidad en la nariz, tos provocada por haber estado en un ambiente frío, vómitos o diarreas, malestar gástrico después de un exceso alimentario, picaduras de mosquito, etc. Vamos, lo que yo llamo dar remedios para cosas que se curan solas. Algo así como “esto con homeopatía se cura en una semana y si no te tomas nada en siete días”.

Sin embargo, para desgracia de los niños, no todos los temas tratados en el libro son tan inocuos como un dolor de barriga porque has comido demasiado. Isidro Vigara Lizandra, enfermero de profesión, diplomado en homeopatía y autor del libro, ha incluido también temas un poco más peliagudos como afecciones de garganta, afecciones de oído (sí, es cierto que muchas otitis se curan solas, pero no todas) y afecciones urinarias (una infección de orina puede ser algo serio).

Mi recomendación (evidente) es que no compréis un libro cuyo título ya es una mentira, y además mentira doble. No, la homeopatía no funciona porque los tratamientos no hacen nada y no, los niños no estarán sanos todo el año ni con homeopatía ni con medicamentos de verdad.

De hecho, aún podría fiarme un poco del efecto de la homeopatía si alguien me dijera “pues yo voy al homeópata”, porque ahí si que hay un contacto, un diálogo y un tiempo de atención y eso cura algunas cosas, pero decir que leyendo un libro y haciendo lo que pone tus hijos van a estar mejor, pues no.

Como suelo decir a la gente cuando hablo de homeopatía: “un buen homeópata es un psicólogo que al final de la consulta te vende caramelos muy caros”. O sea, si te sientes mejor y te has curado es porque ha sabido escucharte y ha sabido hacerte sentir mejor… los caramelos, pues cada cual que decida si debe o no comprarlos (ya sabéis, provocan caries, si comes muchos te puede doler la barriga,...).

Y sobre el libro, pues lo dicho, a mí no me engañan, que son 112 páginas de remedios que no hacen nada cuyo coste es de 17,90 euros.

En Bebés y más | Homeopatía para bebés: por qué no funciona incluso cuando “a mi hijo le funciona” (II), Homeopatía para bebés, ¿estamos seguros?, Homeopatía para bebés: si no funciona, ¿por qué se venden medicamentos homeopáticos?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos