Compartir
Publicidad

¿Quieres amamantar? Puedes hacerlo

¿Quieres amamantar? Puedes hacerlo
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si has decidido amamantar a tu bebé, ten en cuenta que la naturaleza está de tu lado. Sin embargo, unas cuantas ideas básicas pueden ayudarte a conseguirlo. Aqui te las presento. Si tienes dudas sobre alguna de ellas no dudes en buscar toda la información posible.

En resúmen: tu puedes dar el pecho. Tu leche es buena y tendrás suficiente. Ni una cesárea, ni los pezones planos, ni el que debas tomar alguna medicación tienen que ser impedimento. Lo importante es que puedas iniciar la lactancia inmediatamente tras el nacimiento, que no se interfiera con complementos innecesarios y que recibas apoyo e información de las personas adecuadas. La lactancia materna debe comenzar en el mismo lugar y momento del parto, y hacerlo sin ninguna prisa para separar al bebé de la madre.

Te digan lo que te digan, recuerda, no existe leche de mala calidad. La leche de una mujer es la mejor para su bebé. Y la de cada madre es la más adecuada para su hijo en cada momento de su desarrollo. Tampoco existen las mujeres que tienen poca leche por naturaleza. Los casos de hipolactia real son muy pocos y se relacionan normalmente con problemas de tiroides. Otro motivo puede ser que el bebé tome mala postura al mamar, pero esto también tiene solución.

Si estás preocupada y temes algún posible problema, considera que la lactancia es posible. Es importante que recibas apoyo del centro sanitario y que estés informada previamente.

Es importante que sepas que las mujeres que han recibido una cesárea si pueden amamantar y estar con su bebé excepto casos excepcionales muy graves. Confirma con tu hospital que favorecen la lactancia en este caso. Existe una red de Hospitales Amigos de los Niños y otros centros donde los protocolos no perjudican la lactancia. Siempre que te sea posible acude a ellos y en cualquier caso, presentando un plan de parto te aseguras que el Hospital está informado de tus deseos e intenciones.

Otra duda que puedes tener es sobre si tu pecho tiene la forma adecuada. Tranquila: las mujeres con pezones planos o invertidos si pueden amamantar. Las pezoneras no son el único método para lograrlo y hay que conocer sus contraindicaciones.

El uso de biberones, chupetes y suero interfieren enormemente con la lactancia sobre todo si se dan al poco del nacimiento y estando en bebé separado de su madre. Rara vez habrían sido necesarios. No permitas que se le den sin tu consentimiento informado.

Pocos son los motivos reales médicos que hagan neceario que tu bebé no pase todo el tiempo pegado a tu piel. Hoy por hoy se considera que el método canguro es el mejor modo de atención a los bebés, incluidos los prematuros, excepto casos excepcionales de enorme gravedad. Incluso si el bebé es prematuro o tiene problemas estar piel a piel es lo mejor para su nutrición y desarrollo. Tu cuerpo es la mejor de las incubadoras.

Un asesor de lactancia o una madre experimentada pueden ayudar más que todos los consejos de familiares y profesionales sanitarios si no están concienzudamente preparados. Es más, trata de aislarte de consejos bienintencionados que minen tu seguridad en ti misma o que vengan de personas que no tienen conocimientos de lactancia materna.

Los grupos de apoyo son fundamentales, tanto por los conocimientos y experiencias como por el sostén emocional que brindan. No dejes la lactancia sin acudir a ellos. Pueden ayudarte a superar los problemas que puedan surgir. Es conveniente acercarse a ellos antes del parto. Rodearte de familias en el mismo proceso y escuchar experiencias puede ser fundamental, sobre todo porque vivimos en una sociedad en la que la lactancia materna es algo poco común en nuestro entorno. La Federación de Grupos de Apoyo a la Lactancia Materna es dónde puedes encontrar el más cercano a ti.

Antes de dejar la lactancia por un problema de salud, una medicación o una depresión post-parto infórmate y busca una segunda opinión médica. Normalmente no es preciso abandonarla y existen tratamientos compatibles con casi todos los problemas de salud. Ni una mastitis, ni tratamiento farmacológico, ni una operación son motivos de destete. Si así te lo indican en algún momento busca información y la opinión médica de un experto antes de tomar la decisión. Las páginas del Hospital de la Marina Alta y la de la Asociacion Española de Pediatría pueden ayudarte en estos casos.

Como ves la lactancia puede ser posible si lo deseas y en los problemas que puedas encontrar hay información y ayuda disponibles, tanto de madres experimentadas como de profesionales de la salud con formación específica.

En Bebés y más | 10 datos sobre lactancia materna que publica hoy la OMS
En Bebés y más | La guerra de la leche
En Bebés y más | Semana Mundial de la Lactancia Materna 2008
Más información | AEDEP
Más información | Hospital Marina Alta. Lactancia y medicación
Más información | FEDALMA
Más información | Fundación canguro
Má información | Iniciativa Hospitales Amigos de los Niños. Unicef

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos