Compartir
Publicidad

¿Qué es una huelga de lactancia?

¿Qué es una huelga de lactancia?
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nuestro bebé ha estado mamando con normalidad y, de pronto, rechaza el pecho de forma repentina y sin causa aparente. Es lo que se conoce como huelga o crisis de lactancia, una situación que produce gran preocupación en la madre y que en muchas ocasiones está acompañada también de desconcierto para el bebé.

Conocer qué es una huelga de lactancia y cuáles son las causas que la provocan nos ayudará a superarla.

¿Qué es una huelga de lactancia?

Huelga, crisis o bache de lactancia es una situación repentina en la que nuestro bebé rechaza el pecho. Hasta el momento había estado lactando con normalidad pero de pronto se niega totalmente, incluso parece que se ha olvidado de cómo se succiona.

Normalmente el destete natural por parte del bebé se produce de forma paulatina pero la huelga de lactancia es un rechazo abrupto, repentino, absolutamente inesperado. El bebé hace una toma normal y de pronto ya no quiere volver a saber nada del pecho.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de una huelga de lactancia?

Sería estupendo que los bebés pudieran hablar y contarnos pormenorizadamente qué les sucede, por qué de pronto rechazan el pecho que hasta el momento han disfrutado con gusto, pero aunque esto no es posible sí sabemos algunas de las causas que con más frecuencia producen estas crisis de lactancia.

Si el bebé es menor de seis meses, en muchos casos la crisis de lactancia está asociada a algún tipo de interferencia por el uso de chupetes, tetinas o biberones. Puede haber un síndrome de confusión del pezón, por ejemplo, una disfunción motora oral que en muchos casos termina poniendo punto y final a la lactancia materna.

Otras causas pueden ser:

  • Durante una mastitis, la leche puede tener un sabor más salado de lo habitual, quizá al bebé no le guste ese cambio repentino.
  • El bebé rechaza el pecho porque mientras mamaba la madre ha mostrado algún gesto de enfado o molestia, por ejemplo si muerde el pezón accidentalmente y la madre le retira bruscamente o grita.
  • Cambios en la dieta de la madre.
  • Estrés de la madre o también del bebé, por ejemplo, como consecuencia de un viaje, un cambio de domicilio, unas fiestas familiares demasiado activas, una ausencia repentina de la madre, etc.
  • El bebé está enfermo y se encuentra mal, especialmente si la molestia afecta a la succión, como puede ser el caso de dolor de garganta, llagas en la boca o una otitis.
  • Llegada de la menstruación en la madre.
  • En casos muy raros, puede ser un signo precoz de enfermedades como el cáncer de mama.

En un próximo artículo explicaremos cómo podemos superar una huelga de lactancia, que en muchas ocasiones supone un alto nivel de estrés y tristeza para la madre, que se siente rechazada, pero también para el bebé, que no puede explicarnos por qué no desea mamar en ese momento.

Foto | Mothering Touch en Flickr CC En Bebés y Más | Cuando el bebé rechaza el pecho (II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio