Compartir
Publicidad
Publicidad

Lactancia materna o leche artificial: La confusión de las nuevas madres

Lactancia materna o leche artificial: La confusión de las nuevas madres
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta es una de las preguntas del millón cuando se va a tener un bebé: ¿Lactancia materna o leche artificial? Muchas madres han tomado una decisión en el momento de parir, pero muchas otras ni siquiera se lo han planteado y quedan un poco a la expectativa de lo que les es recomendado en el hospital, del comportamiento de su nuevo bebé o de lo que les depare su propio cuerpo.

Es en este segundo caso, cuando las recomendaciones desde el hospital pueden llegar a ser algo confusas. Para hablar de este tema me voy a centrar en un artículo centrado en la población de norteamerica.

En Estados Unidos, cuando una mujer abandona el hospital, ha recibido el mensaje de que la lactancia es lo mejor para su bebé y se lleva además una muestra gratis de leche de fórmula y cupones de descuento para comprarla. Tanto las autoridades de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, como la Academia Estadounidense de Pediatría, el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos y la OMS están en contra de la entrega de muestras a las mujeres que acaban de tener un bebé al sar dadas de alta (y después también, como pudimos ver en la entrada referente al Código de Sucedáneos de la Leche Materna).

Estas muestras son entregadas al personal del hospital, de manera gratuita, por representantes de las marcas de leche y a su vez, los profesionales de la salud las regalan a las madres provocando una reducción de las tasas de lactancia.

Se estima que sólo el 11% de los recién nacidos en Estados Unidos reciben leche materna exclusiva los 6 meses que se recomiendan. En España, con cifras del 2006, son un 28,89% (Encuesta Nacional de Salud), que son mejores cifras, pero insuficientes.

Entre octubre del 2006 y marzo del 2007, se realizó un estudio al respecto. Casi el 94% de los hospitales estadounidenses dijo que distribuía muestras de leche artificial gratis. A pesar de ello pudieron constatar que la tendencia es a la baja y que esta práctica irá descendiendo con el tiempo.

En España no hay datos al respecto, pero sí hay muchos hospitales y muchos centros de salud que regalan muestras de leche a las madres, pese a no estar permitido.

El problema de dar muestras es que se genera un mensaje totalmente contradictorio: "A es mejor que B, pero te regalo B para que lo uses. Por cierto, A es gratis, pero B no".

Dicho de otra manera: "usted acaba de comprar un piso que ya viene con muebles. Me consta que son muebles de altísima calidad y que requieren un mantenimiento mínimo, pero por si acaso yo le regalo unas tablas para que usted se haga unos muebles nuevos. Tendrá que comprar otras tablas usted para ir montándolos y se trata de muebles de peor calidad y que requieren algo más de mantenimiento".

Es decir, te dan algo que es peor y que además cuesta dinero: "La leche materna es lo mejor, dásela a tu bebé, pero por si acaso llévate una muestra".

¿Por si acaso qué? Un por si acaso puede ser muchas cosas, para el personal del hospital un por si acaso puede ser que a la mamá le de un "telele" y que el padre tenga que alimentar a su bebé hasta que se recupere, para una madre un por si acaso puede ser que el niño llore 10 minutos seguidos.

Nadie explica qué es un por si acaso (y si lo explican a veces dan información errónea tipo: "si tienes leche de mala calidad" o "por si se te acaba la leche") y sin embargo en las cabezas de las madres, que suelen tener un cacao impresionante por recibir consejos de todas partes, un por si acaso es cualquier cosa.

Por eso no deberían darse muestras, porque generan desconfianza por parte de la madre en su propia capacidad de alimentar a su bebé:

  • "Le daré si tengo leche" - cuando prácticamente todas las madres tienen leche.
  • "Le daré hasta que me quede sin leche" - cuando la leche no se acaba nunca si el bebé succiona.
  • "Le daré, pero si veo que se queda con hambre, le daré un suplemento" - cuando la solución, si se queda con hambre, es que vuelva a mamar, una y otra vez, hasta regular la producción.

No hay muchas madres que confíen en poder amamantar a sus bebés y en vez de dar mensajes de confianza o de apoyo y de abastecer de recursos a las nuevas madres, se les regala un bote de leche artificial para que poco a poco dejen de dar el pecho.

Vía | Medline En Bebés y más | Código de sucedáneos de la leche materna | La guerra de la leche | Guía de lactancia materna gratuita

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos