Compartir
Publicidad
Publicidad

La lactancia materna despierta una conducta protectora

La lactancia materna despierta una conducta protectora
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Además de ser la mejor forma de alimentar al bebé, es indudable que dar el pecho a un hijo establece un apego emocional muy especial.

Si bien en todas las mujeres se despierta el instinto protector al convertirse en madres, en las que amamantan se produce además una respuesta fisiológica de protección hacia el bebé pues se elevan los niveles de oxitocina, también llamada la hormona del amor o de la conducta materna.

Por eso los expertos creen que en aquellos casos en los que la madre pudiera mostrar inclinaciones hacia el maltrato, el abuso o el abandono, la lactancia materna es un factor protector.

Según las conclusiones de una larga investigación realizada hace algunos años en Texas, Estados Unidos, en la que hizo un seguimiento de más de 7.000 madres durante 14 años, cuanto mayor era el tiempo de lactancia, menor era el riesgo de maltrato, y viceversa.

La lactancia temprana, es decir dar el pecho en las primeras horas de vida, aumenta aún más la unión entre madre e hijo, tanto que en algunos países como Tailandia ha logrado disminuir notablemente el número de bebés abandonados por sus madres al nacer.

Quienes amamantamos a nuestros hijos hemos experimentado esa mágica sensación, el contacto piel con piel, la mirada, el sentimiento que se genera.

Es muy importante que las madres sepamos de los beneficios de amamantar más allá de las ventajas nutricionales, que son indudables.

Cuanto más informada esté la madre, más mujeres elegirán darle el pecho al bebé y eso es muy bueno desde todos los puntos de vista, tanto para el niño como para la madre y para la sociedad en general.

Vía | Busca salud En Bebés y más | Noticias sobre lactancia materna

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos