Compartir
Publicidad
Publicidad

El juego en paralelo: juntos pero no revueltos

El juego en paralelo: juntos pero no revueltos
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

El bebé es por naturaleza un ser social, pero va aprendiendo a relacionarse de a poco. Es recién a los tres años cuando el niño descubre la dimensión social del juego.

Durante el primer año, juega con sus padres, o mejor dicho los padres jugamos con ellos. La relación con papá y mamá, aún el centro de su pequeño mundo, es la base de las futuras relaciones.

Entre el primer y segundo año, les gusta estar con otros niños, pero no comparten juegos. Cada uno hace su vida por su lado, pero disfrutan de estar acompañados. Es la etapa del juego en paralelo, cada uno absorto en sus actividades. Aunque lo sentemos en medio de una ronda de niños, seguramente jugará sólo, sin interactuar con los demás. Es una etapa bastante egocéntrica, no quieren compartir sus juguetes y quita los ajenos. Todo es “mío” y si se lo quieren quitar, pega.

Es una etapa más del desarrollo, en la que están afianzando su propia personalidad para luego poder relacionarse con los demás. Nuestra misión es enseñarles a compartir y a no pegar hasta que estén más maduros para jugar de a dos.

Más información | crecerfeliz

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos