Compartir
Publicidad
Publicidad

Muebles evolutivos para que la habitación del bebé crezca con él. Cambiadores y otros complementos

Muebles evolutivos para que la habitación del bebé crezca con él. Cambiadores y otros complementos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Decíamos el otro día que el cambiador es uno de los muebles importantes en el dormitorio del bebé. No es imprescindible, porque el bebé se puede cambiar en otros lugares, como por ejemplo, sobre la cama de los padres, pero la verdad que es que normalmente resulta muy cómodo, su único inconveniente es que es un muebles que usaremos durante muy poco tiempo, por eso mucha gente no se anima a comprarlo.

De ahí el interés de los cambiadores convertibles, que se pueden convertir en un mueble diferente cuando la función de cambiador deja de tener interés para nosotros. Hay un montón de modelos diversos y muchas opciones para elegir, pero no hay nada que nos impida aprovechar el cambiador durante muchos años, ya sea como escritorio o como mueble de almacenaje, entre otras cosas.

Tipos de cambiadores convertibles

cambiador escritorio

Aquí vemos como el cambiador se puede convertir en escritorio, a mi siempre me ha parecido fundamental que cuando el niño va creciendo tenga en su habitación una mesa en la que desarrollar juegos, hacer dibujos y más adelante hacer tareas relacionadas con sus aprendizajes diarios en el colegio, aunque los deberes están siendo debate últimamente, yo soy de las partidarias de mantenerlos en su justa medida y creo que los niños necesitan un buen lugar donde hacerlos.

El caso es que esta es una buena opción de aprovechamiento del cambiador, porque el escritorio sería otro muebles que deberíamos comprar más adelante y así ya lo tenemos. La cuestión está en que ya que los muebles convertibles suelen ser algo más caros, debemos elegir los que agrupen las funciones que más nos interesen, porque cuanto más los aprovechemos, más nos habrá compensado la compra.

cambiador estanteria

Este mismo modelo se puede convertir también en estantería de suelo y por su forma y tamaño se puede usar como mesa auxiliar o incluso como mesilla de noche. No hay duda de que el cambiador podrá servir siempre como mueble de almacenaje, de hecho en el fondo muchos cambiadores son como cómodas a las que se les añade el cambiador propiamente dicho en la superficie.

En este caso además podemos aprovechar el cambiador como mueble no solo en la habitación del niño, sino en cualquier habitación de la casa, podemos colocarlo en la sala de estar como mesa auxiliar, en un estudio como auxiliar de almacenaje o en el dormitorio principal como mesilla de noche, si el color de la madera encaja, o pintándolo de blanco, este mueble puede ocupar muchos lugares.

cambiador multifuncion

Dentro de este concepto de cambiadores convertibles o multifunción, hay otras opciones, la mayoría de ellas están relacionadas con el almacenaje, pero las hay más y menos originales, por ejemplo sobre estas líneas podemos ver un cambiador, que se utiliza para almacenaje y también como asiento, a mi es un ejemplo que me encanta.

Este está pensado para que en el futuro el niño guarde en su interior los juguetes y es de los pocos en los que la zona acolchada se puede seguir aprovechando, aunque tampoco es imprescindible, el acolchado textil se puede retirar y podemos dejar la superficie de madera a la vista para utilizarla como apoyo.

Ventajas e inconvenientes de los cambiadores convertibles

convertible blanco y rojo

Teniendo en cuenta que el cambiador no es un mueble imprescindible, porque podemos cambiar al bebé en otros lugares, hay gente que prefiere no gastar el dinero en él y es que su mayor inconveniente es el precio, obviamente el cambiador cuesta un dinero y si es convertible, multifunción y con opciones diversas, más. Otros hablan como inconveniente del espacio que ocupa, yo en eso no estoy de acuerdo, creo que no ocupa mucho para la función que desempeña.

La ventaja es clara, aunque al bebé podemos cambiarlo en otros sitios, el cambiador es el mueble diseñado para ello y por lo tanto es el más cómodo, si más adelante podemos aprovechar el mueble cambiador para otras funciones cuando ya no lo necesitemos como tal, yo creo que su compra está totalmente justificada. Además el cambiador siempre cuenta con espacio para almacenaje y nos ayuda a tener la habitación más ordenada.

Otros muebles y complementos que también evolucionan con el bebé

convertible blanco y rojo niño

Aunque las cunas y los cambiadores son los muebles de los que más hablamos cuando hablamos de dormitorios de bebés, hay otras opciones de muebles convertibles, pensados para los primeros meses de vida del bebé y que más adelante pueden adoptar otra función, por ejemplo tronas convertibles que se adaptan con pequeños cambios y pueden ser usadas como asientos incluso por otros miembros de la familia.

Otro ejemplo de muebles convertibles lo tenemos en moisés que se convierten en asientos, con el moisés pasa algo parecido a lo que sucede con el cambiador, dudamos en comprarlo porque lo vamos a utilizar muy poco tiempo, pero si después se puede convertir en otra cosa, por ejemplo en un asiento para el dormitorio entonces la cosa cambia, porque se aprovechará a largo plazo aunque sea en otra función.

Resumiendo podemos decir que si el cambiador nos parece un mueble cómodo, para que el comprarlo no resulte a la larga absurdo, una buena opción será la de elegir uno que podamos aprovechar en el futuro, lo más sencillo será que como mínimo lo aprovechemos para almacenaje, aunque hay otras opciones que permiten aprovecharlo como escritorio o como asiento.

Fotos | MiCuna, Branchhome y Stokke En Bebés y Más | Especial decoración de la habitación del bebé En Decoesfera | Dormitorios infantiles

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos