Publicidad

Congeló su esperma debido a un cáncer y 23 años después fue padre

Congeló su esperma debido a un cáncer y 23 años después fue padre
Sin comentarios

Publicidad

Hay historias que pese a haber sido duras acaban en final feliz, como la de Alex Powel, quien con 15 años fue diagnosticado de linfoma de Hodgkin, un cáncer por el que debía empezar a recibir quimioterapia urgente.

A esa edad, un adolescente raramente se plantea tener un hijo, pero por consejo de la mujer de su padre, congeló su esperma, sobrevivió al cáncer y 23 años después fue padre. El niño se ha convertido en el bebé nacido de espera preservado durante más tiempo.

Un asunto difícil de hablar entre una mujer y el hijo de su marido adolescente, pero Patricia, su madrastra, había conocido el caso de una persona con cáncer y consideró uno de los efectos adversos del tratamiento: la infertilidad.

No dudó en decírselo a Alex quien accedió a congelar su esperma, algo que en los años 90 no era de lo más habitual. Afortunadamente, el cáncer remitió, Alex se recuperó por completo, continuó su vida y llegó el momento en el que conoció a una mujer, se casó y quiso formar una familia.

Tras un año de tratamientos de fertilidad, Alex y su mujer le dieron la bienvenida al mundo al pequeño Xavier, nacido el 17 de junio de 2015.

Historias como estas nos llenan de esperanza, pero también ponen en relieve la importancia de informar a los pacientes jóvenes diagnosticados de cáncer sobre sus opciones de fertilidad a futuro. Igualmente, los sistemas de salud deberían considerar financiar los elevados costes, tanto de conservación como de los tratamientos de fertilidad.

Vía | Little Things
En Bebés y más | Ser madre tras el cáncer de mama es posible: el gran triunfo de la vida

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios