Compartir
Publicidad

Semana 38 de embarazo

Semana 38 de embarazo
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Continuamos con nuestro seguimiento del embarazo semana a semana para detenernos en la Semana 38 de embarazo. Ya queda muy poco para verle la carita a tu bebé, y aunque si naciera en esta semana sería considerado un bebé a término, cada día que pasa dentro de tu vientre es necesario para su desarrollo, hasta que decida nacer.

En cuanto a ti, puede que te sientas incómoda debido a la presión que ejerce el bebé sobre la pelvis, y que sea difícil conseguir descansar por las noches, pero tienes el consuelo de que falta muy poco para el momento del parto.

Cambios en el bebé en la semana 38 de embarazo

Tu bebé mide aproximadamente 50 centímetros y pesa alrededor de 3,200 kilos. Sus manitas ya pueden agarrar, de hecho ya lo hace con el cordón umbilical que ha sido su juguete dentro del útero.

Su cabeza está cubierta de pelo y tiene el aspecto con el que nacerá. Algunos bebés nacen con mucho pelo mientras que otros nacen casi pelados, pero es algo que luego puede revertirse. El pelo con el que nace suele caerse a lo largo de los primeros meses de vida.

El color de pelo del bebé, así como el de ojos, todavía no es definitivo. Alrededor de los seis meses empieza a crecer el pelo definitivo, aunque la densidad y el color pueden todavía variar.

El bebé traga líquido amniótico y sus intestinos han comenzado a producir meconio, la primera materia fecal que normalmente es eliminada por el bebé después del nacimiento.

Su cuerpo está recubierto por una abundante sustancia amarillenta llamada vernix caseosa que le facilitará el deslizamiento por el canal de parto en el momento de nacer.

Cambios en la madre en la semana 38 de embarazo

Es muy probable que haya comenzado ya el proceso de dilatación del cuello uterino, aún sin haber tenido contracciones regulares. Es lo que se conoce como fase de dilatación precoz o latente.

En la mayoría de los casos, a las 38 semanas el bebé está ya encajado en posición cefálica, aunque si está de nalgas, todavía es probable que se la vuelta a último momento.

A medida que el bebé descienda para colocarse, como va acercándose a los músculos y ligamentos del suelo pélvico, los dolores punzantes y calambres en las ingles y en las piernas pueden aumentar. Para calmarlos, puedes relajar los músculos dándote masajes en la zona y practicar ejercicio moderado.

Es probable que en esta semana tus pechos comiencen a segregar calostro, el primer alimento que tomará tu bebé antes de que empieces a producir leche. Es una señal de que tu cuerpo se está preparando para recibir a tu bebé.

Embarazo semana a semana: de la concepción al nacimiento

Foto | alenka_getman en Flickr CC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos