Publicidad

¿Por qué me sangra la nariz en el embarazo?¿Qué puedo hacer?

¿Por qué me sangra la nariz en el embarazo?¿Qué puedo hacer?
Sin comentarios

Publicidad

Las hemorragias nasales son unas de las molestias menos conocidas del embarazo, y como en todas ellas, las responsables de que se produzcan son las hormonas.

Debido a los elevados niveles de estrógenos y a que aumenta el flujo sanguíneo hacia las membranas mucosas mucosas de la nariz, hace que éstas se ablanden y se hinchen, se sequen o también que sangren con facilidad, especialmente en los meses de invierno. Ese es el motivo por el que ocasionalmente puede sangrarte la nariz en el embarazo, ¿qué puedes hacer?, ¿debo acudir al médico?

Controlar la congestión nasal en el embarazo

Es una molestia que suele aparecer hacia el final del primer trimestre y puede continuar hasta después del parto. Para prevenir los sangrados debes controlar la congestión nasal y la sequedad en las mucosas nasales.

  • Utiliza un humidificador para humedecer el aire, sobretodo por la noche para dormir.

  • Bebe líquidos con frecuencia

  • Aspira vapor caliente. Una ducha caliente antes de irte a la cama te ayudará a dormir con la nariz despejada

  • Colócate gotas de solución salina para humedecer los conductos nasales

  • Al sonarte la nariz, hazlo suavemente

  • Utiliza una tirita que abra las fosas nasales para dormir

  • Evita los ambientes con humo

Qué hacer si me sangra la nariz

Si se produce una hemorragia nasal, lo que debes hacer es permanecer sentada y con la cabeza en alto, ya que si te acuestas o inclinas la cabeza, tragarás sangre y sentirás náuseas.

Aplica presión manteniendo la fosa nasal apretada y haz presión durante al menos cuatro minutos. Aplícate hielo o una compresa fría. El frío ayudará a que los vasos sanguíneos se estrechen y pare el sangrado.

Cuándo acudir al médico

La mayor parte de las mujeres embarazadas que experimentan hemorragias nasales no deberían preocuparse por los efectos colaterales adversos. Usualmente, la cantidad de sangre perdida es demasiado poca como para preocuparse. Por lo general, la congestión, goteo y sangrado que se producen durante el embarazo desaparecen poco después del parto.

Si tienes sangrado con mucha frecuencia o si no se detiene después de aplicar presión y hielo, si no te permite descansar bien de noche, consulta con tu médico.

En Bebés y más | Algunos problemas "de narices" durante el embarazo

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir