Publicidad

Un nuevo estudio relaciona un mayor riesgo de TDAH y/o TEA en la infancia con el consumo de paracetamol en el embarazo

Un nuevo estudio relaciona un mayor riesgo de TDAH y/o TEA en la infancia con el consumo de paracetamol en el embarazo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El paracetamol es uno de los medicamentos permitidos durante el embarazo. Es el fármaco que suele prescribirse como analgésico a las embarazadas por ser considerado seguro. A pesar de ello, hay estudios que lo vinculan a efectos perjudiciales en el bebé, como mayor riesgo de asma en la infancia y trastornos pulmonares, o pubertad precoz en las niñas.

En 2014 se relacionó también el consumo de paracetamol en el embarazo con un mayor riesgo de que el niño sufriera trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y trastorno del espectro autista (TEA), aunque las conclusiones no fueron sólidas. Pero ahora, un nuevo estudio publicado recientemente en la revista JAMA Psychiatry y llevado a cabo con sangre del cordón umbilical de casi mil bebés, ha vuelto a poner el foco en esta asociación.

Asociación entre paracetamol o acetaminofeno y TDAH/TEA

paracetamol en el embarazo

El estudio, llevado a cabo por un equipo de científicos de la Facultad de de salud pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore (EE.UU), fue publicado el pasado mes de noviembre en la revista JAMA, y viene a sumarse a otros realizados con anterioridad sobre el consumo del paracetamol o acetaminofeno durante el embarazo y el riesgo de sufrir TDAH y/o TEA durante la infancia.

En esta ocasión, los investigadores analizaron una muestra de 996 madres y sus bebés inscritos en la Boston Birth Cohort, y les hicieron un seguimiento en el Centro Médico de Boston desde el 1 de octubre de 1998 hasta el 30 de junio de 2018. El objetivo era analizar la relación entre los biomarcadores de paracetamol en el plasma del cordón umbilical de los bebés tras su nacimiento, y el riesgo de desarrollar TDAH y TEA en la infancia.

Para ello, se tomaron muestras de sangre de los cordones umbilicales y se midió la cantidad de paracetamol y de dos de sus subproductos. Estos datos fueron comparados con los diagnósticos de TDAH, TEA o ambos que se obtuvieron en los niños años después.

Las conclusiones obtenidas fueron que a la edad media de 9,8 años, 257 niños (aproximadamente, uno de cada cuatro) habían sido diagnosticados de TDAH, 66 niños (aproximadamente, uno de cada siete) habían sido diagnosticados de TEA, y 42 niños (aproximadamente, uno de cada 25) habían sido diagnosticados conjuntamente con TDAH y TEA. Además, tres de cada diez presentaba otro tipo de discapacidad en su desarrollo.

Estas conclusiones indicarían que aquellos bebés expuestos al consumo de paracetamol durante el embarazo tendrían casi el doble de riesgo de ser diagnosticados con TDAH y/o TEA en la infancia.

Aunque los investigadores creen que estos hallazgos sirven para respaldar estudios previos realizados en la misma línea, consideran que hay que seguir investigando, si bien en esta ocasión se ha marcado una significativa diferencia con respecto a estudios anteriores que solo tenían en cuenta los datos informados por la madre.

El TDAH es un trastorno del neurodesarrollo provocado por un desequilibrio entre los neurotransmisores cerebrales, noradrenalina y dopamina, que afectan directamente a las áreas del cerebro responsables del autocontrol y de la inhibición del comportamiento inadecuado. Los estudios realizados hasta la fecha sugieren que no existe una única causa de TDAH, sino un conjunto de factores que predisponen al individuo a padecerlo, siendo el factor más relevante el componente genético.

Por su parte, el trastorno de espectro autista o TEA es un trastorno neurológico que afecta a la capacidad de comunicarse y relacionarse con los demás de una manera más o menos intensa. Al igual que en el caso del TDAH sus causas pueden ser variadas, siendo una combinación de causas genéticas y otros riesgos perinatales y ambientales.

El uso de paracetamol durante el embarazo

Un gran porcentaje de los medicamentos que tomamos durante el embarazo atraviesan la barrera placentaria y llegan al bebé, por lo que en general se recomienda evitar por completo cualquier fármaco durante la gestación. Sin embargo, hay algunos medicamentos que se consideran seguros, y el paracetamol es uno de ellos.

Pero el hecho de que sea seguro no quiere decir que sea totalmente inocuo para el bebé, por lo que es muy importante consultar al médico antes de tomarlo y seguir al pie de la letra las recomendaciones que nos de sobre la dosis y frecuencia de administración. Por supuesto, jamás adquiriremos ningún medicamento sin receta o prescripción médica, y huiremos del autodiagnóstico y la automedicación.

Fotos | iStock

Vía | JAMA Psychiatry, Telecinco

En Bebés y Más | Tomar paracetamol en el embarazo puede afectar al desarrollo neuronal del bebé, Los analgésicos en el embarazo relacionados con problemas de fertilidad en hijos varones

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir