Compartir
Publicidad
Publicidad

Mantienen con vida durante 123 días a una mujer embarazada con muerte cerebral para que sus mellizos pudieran nacer

Mantienen con vida durante 123 días a una mujer embarazada con muerte cerebral para que sus mellizos pudieran nacer
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Precisamente hace pocos días hablábamos de qué sucede cuando la madre fallece están embarazada, qué se hace para intentar salvar la vida del bebé o de los bebés, como en este caso.

La brasileña Frankielen da Silva Zampoli Padilha sufrió una hemorragia que le causó muerte cerebral estando embarazada de dos bebés con apenas nueve semanas de gestación. Los médicos, junto a su esposo, decidieron mantenerla con vida durante 123 días para que sus mellizos pudieran nacer. Ha sido la persona con muerte cerebral que ha estado más tiempo mantenida con vida.

Una decisión muy difícil

Sin lugar a dudas, tiene que haber sido un momento muy duro para Muriel Padilha, el padre de los bebés. Su esposa, con la que ya tenía una niña de dos años, murió repentinamente cuando hace muy poco que había conocido la feliz noticia de su embarazo. Al llegar su mujer al hospital y detectar los latidos de los bebés, los médicos no dudaron en seguir adelante.

Los médicos en estos casos tienen la obligación de hacer todo lo posible por salvar la vida de los bebés por nacer, y dada las características de la muerte de su madre, podían intentarlo conectándola de manera artificial hasta que estuvieran lo suficientemente desarrollados para poder nacer. La madre funcionó como una incubadora durante cuatro meses para gestar a sus bebés, aún estando sin vida.

"Los órganos de Frankielen estaban intactos y funcionaban como si todavía estuviera con nosotros. Tomamos la decisión de mantenerla viva para salvar a sus hijos no nacidos. Y todos los días los vimos crecer normalmente", dijo el doctor Dalton Rivabem, director de la Unidad de Cuidados Intensivos Neurológicos del hospital Nosso Senhora do Rocio de Campo Largo, al sur de Brasil.

Los bebés, Asaph y Anna Victoria, nacieron por cesárea con siete meses de gestación y estuvieron en incubadoras y fueron mantenidos en observación durante un par de meses más en el hospital.

Tras el nacimiento de los mellizos, el respirador de Frankielen fue apagado y su corazón y riñones fueron donados para salvar la vida a otras dos personas.

Vía | New York Post
En Bebés y más | Cuando la madre fallece estando embarazada, ¿cómo se intenta salvar la vida del bebé?, Nace un bebé 55 días después de haber muerto su madre, Un bebé sobrevive 15 semanas en el vientre de su madre muerta por hemorragia cerebral

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos