Compartir
Publicidad
Publicidad

La sincera confesión sobre el sexo durante el embarazo de una mujer que dice ser una "ballena hecha polvo"

La sincera confesión sobre el sexo durante el embarazo de una mujer que dice ser una "ballena hecha polvo"
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Está claro que el embarazo es una época de cambios importantes en la mujer, no solo a nivel exterior, sino también a nivel interior (cambios hormonales, síntomas del embarazo como el aumento de ganas de orinar, etc.). El caso es que todos esos cambios pueden llegar a modificar de algún modo el apetito sexual, la capacidad de tener relaciones placenteras y, además, el cómo una mujer se ve a sí misma, condicionando en cierto modo las relaciones sexuales.

Así, aunque hay mujeres que durante el embarazo tienen más ganas de hacer el amor que antes de la gestación, en muchos casos sucede lo contrario, como le ha sucedido ya en tres ocasiones a Mel Watt, una mamá que es conocida por su faceta de blogger como The Modern Mumma, que en su cuarto embarazo publicó una sincera confesión sobre el sexo.

Según leemos en The Huffington Post, esta mujer, madre de tres hijos, había decidido que en esta ocasión todo sería diferente. Tenía la intención, ante este nuevo embarazo, de aceptarlo, apreciarlo y convertirse en una diosa del sexo.

Sin embargo, estando ya de 30 semanas, y viendo que la realidad ha acabado siendo otra, decidió publicar un estado en Facebook que se ha hecho viral:

Las relaciones durante el embarazo; dejemos de adornar esta realidad.

Ya sabéis, hay mujeres que se sienten plenas cuando están embarazadas. Les gusta recibir un poco de amor de su pareja. Y luego hay mujeres como yo.

Lo intentamos. De verdad, creo que lo intentamos.

Sé cómo he llegado hasta aquí y me prometí a mí misma que para este embarazo sería diferente.

Lo aceptaré, dije.

Me sentiré plena, dije.

Querré a mi marido cada vez más, dije.

Me convertiré en la mayor diosa del sexo durante mi embarazo, dije.

Pero aquí estoy.

Una ballena hecha polvo.

Sudorosa.

Con un salvaslip, y no porque esté "húmeda" de esa manera.

Tengo roja la tripa de las estrías.

Mis pechos son armas que pueden disparar a cualquiera.

No dejo de resoplar.

La última vez que me depilé parecía un juego de contorsionismo.

Tengo en mi interior 20 dedos y una gran cantidad de partes del cuerpo que quieren salir.

Y él siempre me dice que soy guapa y sexy. ¿Pero qué le pasa a este tío? He tocado fondo. Tengo pérdidas, apesto, me quejo y gimo, estoy peluda y reconozco que tengo más sudor bajo las tetas de lo que él tendrá nunca entre los huevos en los más calurosos días de verano. Y, sin embargo, me sigue queriendo. ¿Será él una de esas personas a las que le gustan estas situaciones? O quizá simplemente es el compañero increíble, atento, mimoso y terriblemente mentiroso de una mujer embarazada e inestable emocionalmente. En cualquier caso, yo me quedo con él.

¿Qué os parece? Yo creo que la mayoría de hombres (normales) actuaríamos igual que su pareja. El amor no sabe de embarazos, y de hecho, es un momento bastante increíble que despierta en nosotros gran admiración: "Mi pareja, ¡está gestando un bebé!". Si eso no es de admirar, si eso no nos hace quererlas más, no sé qué será.

Foto | Mel Watts
En Bebés y más | El deseo sexual del padre durante el embarazo, Pérdidas leves de sangre después de mantener relaciones sexuales en el embarazo, El sexo durante el embarazo, trimestre a trimestre‏

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos