Compartir
Publicidad

La dura historia de una embarazada que renunció al tratamiento para el cáncer y murió semanas después de dar a luz

La dura historia de una embarazada que renunció al tratamiento para el cáncer y murió semanas después de dar a luz
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

"Qué injusta es la vida", nos decimos siempre que oímos historias como esta que hoy os relataré, por no decir cosas peores. Hace unos días falleció Elisabeth Joice, de 36 años, unas semanas después de ser madre, víctima de un cáncer con el que llevaba años luchando.

La historia es noticia porque durante el embarazo, y una vez dio a luz, pequeñas escenas de su vida se fueron filmando para hacer el documental "40 semanas", de Christopher Henze, en el que se explicará que esta madre decidió dejar el tratamiento para el cáncer para continuar adelante con su embarazo.

Todo empezó hace unos años, cuando Elisabeth supo, tras dos años de relación con su pareja, Max, que tenía cáncer. Decidió que no quería luchar, que no quería sufrir y que aceptaría lo que viniera. Sin embargo, Max le dio una razón para vivir, al pedirle matrimonio, y ella aceptó tratarse del cáncer.

Se casaron, parecía que el cáncer de pulmón estaba remitiendo y en una revisión posterior recibieron dos noticias a la vez, con muy diferente contenido emocional. Supieron, en el mismo momento, que Elisabeth estaba embarazada y que el tumor se había reproducido.

Los cirujanos la operaron, pero debía someterse a más controles y a quimioterapia para seguir tratando el cáncer y en ese momento, en esa encrucijada, ella decidió dejarlo todo: renunció a hacerse cualquier prueba o tratamiento que pudiera perjudicar la salud de su bebé.

En enero los médicos vieron que el cáncer se estaba extendiendo tan rápido que había que tomar una decisión. La niña tendría que pasar unas semanas ingresada, por venir antes de tiempo, pero haciendo cesárea en ese momento podrían empezar a tratar a la madre y habría alguna posibilidad de sobrevivir. Así nació Lily Anne Joice, una niña en perfecto estado de salud.

Elisabeth inició la lucha, se sometió a los tratamientos e hizo lo posible por vivir. Lo hizo hasta el final, por permanecer con su hija tanto como pudiera, pero el cáncer estaba tan extendido que seis semanas después, a principios del mes pasado, murió.

Max, su pareja, ha publicado en YouTube un vídeo con algunas fotos de todos ellos, con música, y con la única frase breve, pero concisa, "Not enough time". Os dejo con el vídeo:

El documental "40 semanas" nos contará la historia de esta pareja y su hija y, además, el padre ha iniciado una campaña para recoger fondos para la manutención de su hija Lily, por si alguien quiere colaborar.

Vía | ABC Foto | Thinkstock En Bebés y más | "My beautiful woman": tres impactantes historias reales con la infancia de por medio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos