Así me siento: el sube y baja de emociones en cada trimestre de embarazo y cómo afrontarlas

Así me siento: el sube y baja de emociones en cada trimestre de embarazo y cómo afrontarlas
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

El embarazo... ¡esa gran revolución! Tanto el proceso de búsqueda de embarazo, como la llegada del mismo, suponen una montaña rusa emocional, una cascada de emociones a menudo intensas, tanto agradables como desagradables.

Durante cada trimestre, y a medida que avanza el embarazo, las emociones que experimentamos pueden variar mucho, por diferentes razones.

Hablamos sobre el sube y baja de estas emociones en cada trimestre de embarazo, y cómo aprender a gestionarlas de forma positiva y saludable.

Lógicamente, cada mujer experimentará sus propias emociones, y los procesos pueden ser muy dispares unos de otros; como siempre, hablamos de lo más habitual, pero insistimos en que cada embarazo es único.

Así me siento: el sube y baja de emociones en cada trimestre de embarazo

Primer trimestre: ilusión, emoción, sorpresa

En el primer trimestre predomina la emoción y la ilusión. Y esta es más intensa si además, hace mucho que buscabas el embarazo, o si se trata de tu primer hijo o hija. La magia de las primeras veces.

En el caso de no haber sido un embarazo buscado o planeado, puede aparecer también sorpresa, incertidumbre ante una noticia que no esperabas.

Las primeras semanas tras la confirmación del embarazo es normal sentir cierto miedo por si algo no fuera bien, angustia... Y es que hablamos de un temor natural, sobre todo en el primer trimestre, a que algo no vaya bien, o a sufrir un aborto.

Así, son emociones intrínsecas al embarazo, que surgen independientemente de si éste ha sido buscado y/o deseado o no. Sin embargo, a medida que avanza el embarazo y que por lo tanto se reduce la probabilidad de sufrir un aborto espontáneo, el miedo suele suavizarse.

Por otro lado, si experimentamos vómitos, náuseas y cansancio, algo frecuente en el primer trimestre, estas molestias tienen repercusiones psicológicas, traduciéndose en agobio, malestar...

Segundo trimestre: estabilidad pero también dudas

En el segundo trimestre, las emociones pueden tornarse un poco más estables. Ya ha pasado el mayor riesgo de aborto (recordemos que 1 de cada 4 mujeres sufre una pérdida gestacional durante el primer trimestre de embarazo), y esto puede conllevarnos una gran sensación de alivio.

Por otro lado, también surgen dudas sobre el proceso que se acerca en relación al parto, a la responsabilidad que implica cuidar a una criatura, a la propia crianza, etc.

Tercer trimestre: nervios y posible miedo al parto

Finalmente, el tercer trimestre puede estar caracterizado por las enormes ganas de conocer a nuestra criatura, por la emoción, los nervios, cierto temor al parto (con preguntas como ¿irá todo bien?).

También aparecen dudas y temores en torno a cómo queremos que sea nuestro parto, si por ejemplo queremos un parto natural y vaginal, nos preguntamos si esto será posible, con la esperanza y el deseo de que todo salga como esperamos.

¿Cómo transitar las emociones en cada trimestre de embarazo?

Lo más importante es que respetes y valides tus emociones en todo momento. Que no intentes reprimirlas, sino más bien buscar la forma en la que tú te sientas más cómoda expresándolas. Busca tu "vía de escape", tu diario personal para escribir, tu persona de confianza para hablar.

Y comparte todas estas emociones con tu pareja si sientes que esto te ayuda; además, es probable que tu pareja también esté sintiendo cosas similares, y de esta forma os dais la oportunidad de compartir y mejorar vuestra comunicación.

Y de forma específica en cada trimestre, te damos algunas recomendaciones que pueden ayudarte a vivir el embarazo de forma serena, tranquila y consciente.

Primer trimestre: déjate llevar por la ilusión

En este primer trimestre te animamos a dejarte llevar por esa ilusión y esa emoción. Sobre todo, si era un embarazo muy deseado, seguramente te sientas eufórica. Aunque eso no quita que no aparezcan también miedos; si es así, acógelos también, dales su espacio. Los miedos también cumplen su función.

Y si el embarazo te ha pillado por sorpresa, tómate un tiempo para ir aceptando la nueva realidad y para adaptarte a los cambios de tu cuerpo y de tu mente.

En el tema de los primeros síntomas, es normal que experimentes desconcierto o agobio; en estos casos, hay mucha bibliografía interesante para prepararse para el embarazo y conocer en mayor profundidad este tipo de síntomas, que te permitirá adquirir cierta sensación de control sobre tu embarazo. ¡La información empodera!

Segundo trimestre: tranquilidad y asesoramiento

El segundo trimestre suele ser más estable. Permítete disfrutar de esta sensación de tranquilidad tras la etapa de mayor riesgo de aborto, que ya quedó atrás.

Y si van surgiendo dudas en relación al embarazo, el parto, etc., asesórate por profesionales, no te quedes con las dudas. Compártelas. Apóyate en tu matrona, ginecóloga...

Tercer trimestre: preparación del parto

En esta etapa es normal que te mueras de ganas de conocer a tu criatura. Ten paciencia y sigue disfrutando de tu embarazo (que esperemos haya sido bueno); ¡pasa muy rápido! Y después puede ocurrir que se eche de menos la barriguita.

En cuanto a los miedos por el parto, intenta resolver tus dudas con profesionales, como en el trimestre anterior. Por otro lado, seguramente ya lleves tiempo preparándote para la llegada de tu bebé (con clases de preparación al parto, preparando la habitación de tu bebé, etc.), pero ahora toca prepararse para el momento más cercano, el parto, con todo lo que necesites para ese día.

Cosas como: el plan de parto y nacimiento, las cositas para el hospital cuando se acerque la fecha probable de parto, etc. Confía en ti, en el proceso y en tu cuerpo. Todo va a salir bien, y recuerda que ante cualquier complicación, estarás bien acompañada por profesionales.

Fotos | Portada (Pexels)

Temas
Inicio