Publicidad

¿Tienen sentimiento de culpa los bebés o viven en universo paralelo cuando hablamos de trastadas?

¿Tienen sentimiento de culpa los bebés o viven en universo paralelo cuando hablamos de trastadas?
5 comentarios
HOY SE HABLA DE

Supongo que la mayoría de los padres nos hemos encontrado con algún desaguisado en casa provocado por algún despiste nuestro que nuestros hijos han aprovechado para hacer alguna cosa fuera de lo normal. Esa caja de rotuladores que se nos ha quedado encima de la mesa, el bote de harina que por un despiste lo hemos dejado al alcance de los más pequeños, la cesta de la compra que hemos dejado en cualquier parte porque veníamos apurados y ya lo recogeríamos luego, etc.

Son ese tipo de situaciones a las que los más pequeños saben sacarle mayor jugo, donde lo que para nosotros es un completo desastre para ellos era la idea del siglo, les miras y les pides que te expliquen por qué lo han hecho intentando atisbar el más mínimo sentimiento de culpabilidad, y que no suele aparecer. Es cuando te preguntas si tienen sentimiento de culpa los bebés o viven en universo paralelo cuando hablamos de tratadas.

A mi, una de las cosas que solían decirme cuando mi hijo mayor comenzó a moverse por si mismo era eso de "se te acabaron los días de paz", "ya verás ahora que ya puede ir donde el quiera la que te va a liar". Y la verdad, he de decir que no fue un niño que hiciera demasiadas trastadas, es más, ahora mismo no recuerdo que hiciera ninguna que resaltar.

Así que nos confiamos y nos despreocupamos de proteger cajones, botes de crema, aparatos electrónicos, etc. Lo único que si hicimos fue proteger los enchufes por si un día le daba por meter algo en ellos, pero nada más. Y vivimos tranquilos hasta que llegó su hermano pequeño y empezó a abrir armarios, cajones, a sacar las cajas de sitio y a no poder dejarle solo ni un segundo con un rotulador.

Era dejarles solos un cuarto de hora, volver y encontrarte con que se habían dedicado a vaciar el contenido de las cajas que tienen con sus pinturas por toda la casa. Y tu te plantas delante de ellos, con tu mejor cara de padre responsable y un "¿os parece bonito lo que habéis hecho?" grabado en la mirada, esperando obtener un "lo siento" o algo similar y lo que nos contestan es la pura y dura verdad, lo han hecho porque les pareció divertido. Es que sólo les falta decirte que la culpa es mía por no entenderles.

Y es que muchas veces pienso si somos los adultos los que quizás seamos "demasiado adultos" o que eso que nosotros llamamos sentimiento de culpa sólo parece a partir de los 20, porque cuando hecho la vista a mi niñez lo único que me preocupaba cuando liaba alguna de esas, era la bronca que me iba a caer y el castigo, porque desde luego la idea nos había parecido muy buena, quizás había salido un poco mal su ejecución, pero nadie es perfecto, ¿no?

Eso mismo debió de pensar Salomón, el niño del vídeo a continuación que debió de pensar que si la crema del pañal era buena para su culete también debía de serlo para el resto de las cosas. No os perdáis, llegando casi al final, como casi se pone a llorar, no porque crea que ha esta mal lo que hizo sino porque su padre no entiende lo que ha hecho, maravilloso niño en estado puro (y una alegría de que no sea ninguno de los míos, he de reconocer).

Poned los subtítulos del vídeo, a no ser que sepáis hablar holandés.

¿Y los vuestros, os han liado muchas?

Vía | neatorama Foto | Tammra McCauley

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio