El metabolismo cambia con la edad pero no como pensábamos: los bebés son los que queman más energía a mayor velocidad

El metabolismo cambia con la edad pero no como pensábamos: los bebés son los que queman más energía a mayor velocidad
Sin comentarios

Muchos pensamos que la adolescencia es la etapa de la vida donde se consume más energía. Pero parece que estábamosequivocados, porque un nuevo estudio sugiere que el metabolismo, es decir, la velocidad a la que se queman las calorías, alcanza su punto máximo mucho antes de lo que pensábamos y comienza su inevitable declive más tarde de lo que se creía.

Investigadores de todo el mundo han medido con precisión los altibajos metabólicos de la vida, desde el nacimiento hasta la vejez, y los resultados, publicados en la revista Science, sorprenden: los bebés son los que gastan más energía a mayor velocidad, mientras que el metabolismo no empieza a decaer realmente hasta los 60 años.

Un niño de un año quema calorías un 50% más rápido que un adulto

"Hay muchos cambios fisiológicos que se producen al crecer y envejecer. Pensamos en la pubertad, la menopausia y otras fases de la vida". Lo extraño es que el calendario de nuestras 'etapas metabólicas de la vida' no parece coincidir con esos hitos."

Así explica el coautor del estudio Herman Pontzer, profesor asociado de antropología evolutiva en la Universidad de Duke (Estados Unidos), las conclusiones que han obtenido en un estudio internacional, donde se analizó el promedio de calorías quemadas por más de 6.600 personas de 29 países, desde una semana de edad hasta los 95 años.

Anteriormente, la mayoría de los estudios a gran escala medían la cantidad de energía que el cuerpo utiliza para realizar funciones vitales básicas como respirar, digerir o bombear sangre, es decir, las calorías que se necesitan sólo para mantenerse vivo. Pero eso supone sólo entre el 50% y el 70% de las calorías que quemamos cada día. No tiene en cuenta la energía que gastamos en todo lo demás: lavar los platos, sacar a pasear al perro, sudar en el gimnasio o incluso pensar o moverse.

Los investigadores midieron el gasto energético en humanos desde la década de 1980 y ahí aparecieron las sorpresas: algunas personas consideran que la adolescencia y la veintena son las edades en las que el potencial de quemar calorías alcanza su punto máximo. Pero los investigadores descubrieron que los bebés tenían las tasas metabólicas más altas.

Las necesidades energéticas se disparan durante los primeros 12 meses de vida, de modo que al cumplir el primer año, un niño quema calorías un 50% más rápido para su tamaño corporal que un adulto.

Y eso no es sólo porque, en su primer año, los bebés estén ocupados triplicando su peso al nacer, según Herman Pontzer:

"Claro que están creciendo, pero incluso una vez que se controla eso, su gasto energético se dispara más de lo que cabría esperar por su tamaño y composición corporal".

"Algo ocurre en el interior de las células del bebé para hacerlas más activas, y aún no sabemos cuáles son esos procesos".

Según los investigadores, el metabolismo de los bebés puede explicar en parte por qué los niños que no comen lo suficiente durante ese período de desarrollo tienen menos probabilidades de sobrevivir y convertirse en adultos sanos.

Más sorpresas metabólicas en la adolescencia

Adolescencia

Después de este aumento inicial en la primera infancia, los datos muestran que el metabolismo se ralentiza alrededor de un 3% cada año hasta llegar a los 20 años, cuando se estabiliza en una nueva normalidad.

A pesar de que la adolescencia es una época de crecimiento acelerado, los investigadores no observaron ningún aumento de las necesidades calóricas diarias en esa etapa después de tener en cuenta el tamaño del cuerpo: "realmente pensábamos que la pubertad sería diferente y no lo es".

La mediana edad fue otra sorpresa. Quizá le hayan dicho que a partir de los 30 todo es cuesta abajo en lo que respecta a su peso. Pero aunque varios factores podrían explicar el aumento de la cintura que suele producirse durante los años de mayor actividad laboral, los resultados sugieren que el cambio de metabolismo no es uno de ellos.

De hecho, los investigadores descubrieron que el gasto energético durante estas décadas centrales –los 20, 30, 40 y 50 años– es el más estable.

Incluso durante el embarazo, las necesidades calóricas de la mujer no eran lo esperado, dado el aumento de volumen que se produce con el crecimiento del bebé.

Los datos sugieren que nuestros metabolismos no empiezan a decaer realmente hasta después de los 60 años. La ralentización es gradual, sólo un 0,7% al año. Pero una persona de 90 años necesita un 26% menos de calorías al día que alguien de mediana edad.

Vía | Universidad de Duke

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Actividades y juegos de verano para estimular el desarrollo de los niños según su edad, Baby Led Weaning: los mejores alimentos para iniciar a tu bebé en la alimentación complementaria

Temas
Inicio