Publicidad

La otra cara del peso de la responsabilidad en los niños

La otra cara del peso de la responsabilidad en los niños
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

El otro día comentábamos lo chocante, por su ejemplaridad, que nos había parecido el comportamiento de la princesa de Asturias y la infanta en la ceremonia de coronación de su padre. A su corta edad saben ya que son el centro de las miradas y que su comportamiento debe regirse por las normas de un rígido protocolo. Son niñas que han tenido que crecer rápido.

Pero no son el único caso. Existen muchos más niños que por diferentes motivos se han tenido que comportar como pequeños adultos en vez de como los niños que realmente son, niños que entrenan varias horas al día en vez de ver la tele o jugar. Es la otra cara del peso de la responsabilidad en los niños.

Niños que se comportan como adultos

Lo vimos el pasado jueves y lo hemos visto en otras ocasiones, el comportamiento de las hijas de los Reyes ha sido siempre intachable conforme a las reglas que rigen ese tipo de eventos. Son niñas que saben cómo tienen que comportarse delante de las cámaras, porque saben que tienen una responsabilidad hacia aquello que representan.

niñas modelo

De forma similar, aunque en otro campo distinto tenemos a las famosas niñas modelo, acostumbradas a posar delante de las cámaras desde muy corta edad.

nadal

También tenemos a las futuras estrellas del deporte, como lo fueron en su día Rafa Nadal, Gervasio Deferr o Nuria Cabanillas. Todos ellos fueron niños que tuvieron que entrenar muy duro desde pequeños para llegar a ser lo que son hoy en día.

Todos ellos tienen una cosa en común, han perdido la oportunidad de ser niños normales, de poder disfrutar de una infancia de acuerdo a su edad.

¿Merece la pena?

Esa es la pregunta clave, ¿merece la pena sacrificar la infancia por un sueño? Un sueño, que muchas veces es más un sueño de los padres que de los propios niños.

Estamos de acuerdo que a las infantas no les va a faltar de nada y que hay muchísimos niños con problemas serios, viviendo en la pobreza extrema o incluso niños que deben trabajar para que coman sus familias. Estos casos son tristes y consecuencia de un mal reparto de recursos, es con lo que se han encontrado y poco pueden hacer para salir de ello.

152253373.jpg

Pero esos otros niños pudieron llevar una vida más normal, más acorde a su edad. No creo que sea necesario tener un campeón mundial con nueve años, o una Mis Universo de séis, puedo entender perfectamente que las infantas se cansen del protocolo y se pongan a correr, a jugar con la consola o a hablar por el móvil o lo que sea que consideren más entretenido en ese momento. Son niños, ¿acaso nos hemos olvidado?

El personaje se ha comido al niño de dentro

Creo que es o que todos tienen en común, el personaje que hemos creado de ellos ha devorado al niño que está en el centro de todo.

Así esperamos que las infantas se comporten como las Princesas de cuento de hadas, que ese pequeño que se le da tan bien el deporte se convierta en una figura de renombre, en el próximo Messi o Ronaldo o Nadal.

Es lógico, todo padre desea que sus hijos triunfen, que sean especiales, que sean felices es lo que decimos siempre que alguien nos pregunta. Pero no nos damos cuenta que ahora también pueden serlo y que perseguir un sueño toda la vida puede hacerte la persona más infeliz que conozcas.

Todos dicen que merece la pena cuando consigues tu sueño, pero ¿qué pasa cuando te quedas en el camino?

En mi opinión creo que deberíamos dejar a los niños ser simplemente niños, que a veces es ya suficientemente duro.

que los niños disfruten de ser niños

Foto | ThinkStock, wikipedia
En Bebés y Más | "Dejemos que las niñas y los niños disfruten de su infancia". Entrevista a la terapeuta Elena Mayorga, Los niños juegan cada vez menos

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios