Compartir
Publicidad
Publicidad

La música favorece el aprendizaje del habla en los bebés

La música favorece el aprendizaje del habla en los bebés
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La música estimula a los bebés y desempeña un papel activo en el desarrollo del cerebro y la capacidad del lenguaje. No es necesario que sea música de Mozart (por aquello del famoso efecto Mozart) ni siquiera que sea música clásica, cualquier tipo de música, desde pop a étnica, favorece el aprendizaje del habla en los bebés.

Investigadores del Instituto de Ciencias del Aprendizaje y el Cerebro (I-LABS) de la Universidad de Washington han demostrado en un experimento que los pequeños que juegan a seguir el ritmo de la música mejoran sus habilidades cognitivas.

La clave está en poner música en su vida desde que son muy pequeños, puesto que además de ser entretenido y estimulante, los niños que juegan a seguir el ritmo de la música mejoran sus habilidades cognitivas. Al igual que la música, el lenguaje tiene fuertes patrones rítmicos, y es precisamente la capacidad de identificar las diferencias en los sonidos del habla lo que ayuda a los bebés a aprender a hablar.

Según el estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences las experiencias musicales tempranas pueden tener un efecto más global en la inteligencia del bebé.

Los investigadores dividieron a 39 bebés de 9 meses en dos grupos que asistieron, durante un mes con sus padres a 12 sesiones de juego de 15 minutos. Veinte fueron asignados al grupo de música, en el que sonaban canciones infantiles mientras que un investigador guiaba a los bebés y a sus padres para marcar el ritmo con la música. Todas las canciones estaban en compás ternario, como en un vals.

Los 19 restantes, que formaron parte del grupo de control, asistieron a unas sesiones de juego sin música. En su lugar, jugaron con coches de juguete, bloques y otros objetos que requerían movimientos coordinados.

Después de varias sesiones, los investigadores analizaron los efectos a través de la magnetoencefalografía (MEG), un escáner cerebral que permite para ver la ubicación exacta y el momento de la actividad cerebral. Identificaron la actividad dos regiones del cerebro, la corteza auditiva y la corteza prefrontal, importante para las habilidades cognitivas tales como el control de la atención y detección de patrones.

Los bebés en el grupo de música tuvieron respuestas cerebrales más fuertes para la interrupción del ritmo de la música y el habla en la corteza auditiva y prefrontal, en comparación con los bebés en el grupo de control. Esto sugiere que la participación en las sesiones de juego con música mejoraron la capacidad de los bebés para detectar patrones de sonidos, habilidad que favorece el aprendizaje del habla.

Vía | ABC
Más información | PNAS
En Bebés y más | ¿Cómo estimular el desarrollo lingüístico del bebé?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos