Compartir
Publicidad

¿Cuándo aprende el bebé a sentarse solo?

¿Cuándo aprende el bebé a sentarse solo?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sentarse sin apoyo es uno de los grandes hitos de desarrollo en los bebés en su primer año de vida, previo a ponerse de pie y comenzar a andar. Para que sea capaz de lograrlo, es necesario que haya alcanzado ciertos progresos a nivel motor y cognitivo, y que sea capaz de controlar el tronco erguido sin apoyo.

En cuanto a cuándo aprende el bebé a sentarse solo, lo cierto es que no hay una regla de oro para todos los bebés, ya que cada uno tiene su propio ritmo de desarrollo. Al igual que no a todos los bebés le salen los dientes a la misma edad, ni empiezan a gatear o a andar a una edad concreta (unos pueden empezar con nueve meses y otros con quince meses), lo mismo sucede con aprender a sentarse solo.

Es alrededor de los seis meses cuando comienzan a intentar sentarse solos y consiguen mantenerse sentados sin apoyo entre los siete y los nueve meses. Pero tampoco hay que preocuparse si tu bebé no lo hace todavía.

Sedestación en bebés

La sedestación es la posición sentada o de mantenerse sentado de forma autónoma. Hay que tener en cuenta que para que un bebé pueda sentarse es necesario que hayan alcanzado antes pequeños logros en su desarrollo que le permitirán controlar la postura de su cabeza y el tronco en posición en vertical.

Para ello tendrá que tener suficiente fuerza en los músculos del cuello y de la espalda, que habrá adquirido de forma natural. Por ejemplo, al mantenerse sentado sobre tu regazo mientras le sostienes, o cuando lo sujetas en brazos en posición como sentado, que aunque sostengamos su espalda le ayuda a practicar el control del peso de su cabeza.

También ayuda que permanezca unos minutos al día tumbado boca abajo, sobre su barriga, lo que contribuirá a que gane fuerza en brazos, cuello y espalda, además de prevenir la plagiocefalia (cabeza plana) al variar la postura habitual tumbado sobre su espalda.

Antes de sentarse el niño tendrá que ser capaz de voltearse por sí mismo. Es decir, si lo tumbamos boca arriba se vuelve boca abajo, o viceversa, así como rodar, arrastrase y mantenerse semisentado.

¿Aprende solo o hay que ayudarle?

El bebé en algún momento se sentará solo, seguro. No hay nada que tengáis que hacer para ayudarle ni mucho menos es algo que haya que forzar antes de que estén preparados madurativamente.

Una de las dudas más frecuentes es si sentarlo antes de tiempo hace daño a la espalda del bebé. Y aunque para causar un daño, la mala postura tiene que ser mantenida constante durante tiempos prolongados, no es recomendable colocar a un bebé en una posición para la que su musculatura no está preparada. La postura no será natural, sino forzada.

No tiene sentido adelantar el proceso, ya que el desarrollo del bebé no debe ser una carrera, sino una oportunidad de adaptación al entorno. Lo que podemos hacer es ofrecerle un contexto atractivo y motivante para que el bebé logre por sí mismo los avances.

Una nueva perspectiva

sedestacion-bebe

Al mantenerse sentado, descubre una nueva perspectiva desconocida hasta ahora, que solo había estado en posición tumbado. Esto hará que ahora consiga alcanzar objetos y explorar otras destrezas.

Es ahora la etapa en la que comienzan a interesarse más por los juguetes manipulativos y de agarre, ya que tiene ambas manos libres para tocarlos, llevárselos a la boca y experimentar con ellos. Además, esta fase de sedestación va muy ligada al gateo, que le permite desplazarse con autonomía y empezar a descubrir el mundo por sus propios medios.

Para evitar accidentes

Esta nueva habilidad en tu bebé hace que tengas que estar muy pendiente de su seguridad en el entorno de casa para prevenir accidentes.

Cuando está empezando a mantenerse solo pero aún no tiene la fuerza suficiente, el tronco y la cabeza pueden caerse hacia los lados, hacia delante o hacia atrás, con el riesgo de que se golpee contra el suelo o una mesa.

Por eso, es conveniente que lo coloques siempre en el suelo, para que no pueda caerse del sofá o del sillón y colocar cojines o almohadas a su alrededor que amortigüen la caída. Si lo tienes, un cojín de lactancia es idea para esto.

También es recomendable que coloques esquineras en los muebles para evitar golpes o cortes con puntas. Cuando aprenda a sentarse no debes dejar al bebé sin vigilancia en ningún momento, y si además gatea, tendrás que tener cuidado con los enchufes, las estufas, cajones y puertas. Toma las medidas de seguridad necesarias y permítele explorar con libertad.

En Bebés y más | Qué es la hiperlaxitud articular, y cómo afecta a los bebés y niños

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio