Cómo y cuándo se desarrollan en el niño las habilidades lingüísticas y qué podemos hacer para fomentarlas desde el juego

Cómo y cuándo se desarrollan en el niño las habilidades lingüísticas y qué podemos hacer para fomentarlas desde el juego
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

En el momento en el que el bebé nace ya está preparado para comunicarse con el mundo que le rodea. Al principio lo hará mediante el llanto, la mirada y las sonrisas, pero poco a poco irá dando importantes pasos que le ayudarán a sentar las bases del lenguaje, y a comenzar a pronunciar sus primeras palabras.

Con el paso de los años su lenguaje se irá haciendo cada vez más complejo y elaborado, desarrollando así las cuatro habilidades o destrezas lingüísticas que necesita para comprender y producir el lenguaje, y que le permitirán comunicarse correctamente con los demás. Estas habilidades son la expresión oral, la comprensión auditiva, la expresión escrita y la comprensión lectora.

Aunque en la adquisición del lenguaje cada niño tiene su propio ritmo, los padres podemos hacer mucho para fomentar sus habilidades lingüísticas desde el juego y las actividades. Te proponemos algunos ejemplos.

Cómo se desarrollan las cuatro habilidades lingüísticas en el niño

Como decíamos al inicio, desde que el bebé nace ya está preparado para comunicarse con nosotros, aunque hacerlo a través de la palabra le llevará tiempo. En sus primeros meses de vida el bebé se comunicará mediante el llanto, la mirada o los gestos (por ejemplo, señalándonos las cosas), pero poco a poco irá asimilando el lenguaje hablado y usará otras formas de expresión para hacerse entender.

A lo largo del primer año suelen aparecer las primeras palabras con sentido e intencionadas. Son palabras cotidianas y fáciles compuestas por dos sílabas. Poco a poco, esas palabras irán creciendo en número, y además, el bebé comenzará a combinarlas elaborando frases muy sencillas.

Entre los dos y los tres años, el desarrollo del lenguaje se vuelve más complejo, siendo la antesala de un momento en el que tanto los sonidos, como las reglas gramaticales y las reglas sociales experimentarán un cambio muy grande hacia un lenguaje cada vez más elaborado.

Así, en esta etapa el niño ya tiene un vocabulario extenso compuesto por unas 1.500 palabras, y es capaz de utilizar frases de tres elementos con una estructura de nombre + verbo + nombre (por ejemplo, "nene come pan").

habla del bebé

A partir de los seis años, el habla del niño ya estará bien desarrollada y en la mayoría de las ocasiones utilizará la gramática correctamente. Pero todavía debe pasar algo de tiempo para que su expresión oral se asemeje a la de los adultos, necesitando nuestra ayuda tanto para incorporar a su vocabulario nuevas palabras, como para conjugar correctamente los tiempos verbales o utilizar de forma adecuada una expresión.

Las habilidades relacionadas con la expresión escrita y la comprensión lectora son las últimas en adquirirse, pues son destrezas que requieren de una compleja actividad mental para las que el cerebro no está preparado antes de los seis años.

No obstante, es posible introducir a los niños en el mundo de la lectoescritura a temprana edad, siempre que se respeten sus ritmos y se haga a través del juego, mediante actividades sensoriales y tareas cotidianas que estimulen la psicomotricidad fina y permitan al niño entrenar ciertos movimientos específicos de su mano que también tendrá que hacer para escribir.

Cómo fomentar el desarrollo lingüístico según la edad

Existen diversas actividades que podemos realizar para ayudar a los niños a desarrollar el habla y las diferentes habilidades lingüísticas. Desde ejercicios para aprender a pronunciar ciertas letras, hasta juegos y canciones que pueden facilitar la adquisición del lenguaje y hacer que el proceso sea más divertido.

Os proponemos algunas ideas atendiendo a la edad del niño y al desarrollo natural del lenguaje que acabamos de comentar.

Durante los 12 primeros meses

habla del bebé

La mejor manera de potenciar el desarrollo del lenguaje de nuestro bebé es respondiendo a sus balbuceos, sonriéndole mientras nos "habla", mirándole siempre a los ojos e incluso imitándole, pues este sencillo ejercicio les resulta especialmente divertido y es muy beneficioso.

Otras actividades para el desarrollo del lenguaje (y con grandes beneficios también para su desarrollo cognitivo y emocional) son cantar al bebé, contarle cuentos fingiendo diferentes voces y tonalidades que captarán especialmente su atención, jugar a juegos sencillos como el cucú-tras, los cinco lobitos, juegos de palmitas...

Desde los 12 meses a los tres años

Podemos potenciar el vocabulario del niño mediante juegos como los que a continuación te proponemos:

  • Clasificación de elementos: por ejemplo, podemos aprovechar una excusión al campo para recoger hojas de los árboles y clasificarlas atendiendo a sus diferentes características, colores, formas...Esa misma excursión también nos puede servir para estudiar y clasificar animales o cualquier otro elemento natural.
  • Los juegos de roles utilizando muñecas, disfraces o profesiones también son una excelente forma de ir ampliando el vocabulario cotidiano.
  • Los juegos y actividades para reconocer y poner nombre a las emociones no solo le ayudarán a incrementar el vocabulario, sino que le resultará esencial para su correcto desarrollo emocional.
  • Ciertas actividades sensoriales y de estilo Montessori, como los trasvases, representar letras en arena, escribir en pizarra o los alfabetos móviles resultan perfectas para iniciar al niño en la lectoescritura de una forma divertida y beneficiosa para su desarrollo.

También podemos ayudar al niño a ejercitar los músculos del habla animándole a dejar el chupete a partir de los 12 meses (y preferiblemente antes de los dos años), sustituyendo el biberón por un vaso a introduciendo sólidos en su alimentación, pues la masticación favorece los movimientos implicados en la articulación de los sonidos del lenguaje.

Desde los tres a los seis años

juegos

En la etapa de preescolar el juego es fundamental como fuente de aprendizaje, y en lo referente al desarrollo del lenguaje y ampliación de vocabulario, también debe primar siempre la diversión, la imaginación y el entretenimiento. Además, es importante respetar el ritmo del niño cuando nos habla, no interrumpirle y no acabar las palabras o frases por él.

A continuación os proponemos algunas actividades para disfrutar en familia mientras los peques potencian el habla:

  • La lectura, especialmente en voz alta, tiene innumerables beneficios para el desarrollo del niño, y es una actividad que debemos poner en práctica desde que son bebés y hasta que ellos quieran.
  • Los juegos de marionetas y teatrillos son maravillosos para potenciar el lenguaje, entre otros muchos beneficios más.
  • Otros juegos lingüísticos como las adivinanzas, el clásico Veo-Veo, los refranes o el juego de 'Simón dice...' también resultan una gran opción para incentivar el habla y ampliar vocabulario.
  • Mención especial merecen los trabalenguas, ejercicios muy divertidos y dinámicos que ayudan a los niños a adquirir una mayor fluidez verbal, así como para trabajar ciertos fonemas que pueden presentar dificultad.

Durante la etapa de Educación Infantil, muchos niños comienzan a iniciarse en la lectoescritura mediante el reconocimiento de las vocales y consonantes, la escritura de su propio nombre o los trazos en mayúsculas. Para incentivarles desde el juego podemos optar por juegos de mesa educativos como estos que os proponíamos hace tiempo.

Niños entre seis y diez años

lenguaje

A partir de esta edad los niños ya tienen el lenguaje bien desarrollado, pero podemos seguir potenciando su fluidez verbal y ampliando su vocabulario con un montón de juegos, ejercicios y actividades que además resultarán especialmente divertidas para pasar un rato en familia.

Os proponemos algunas:

  • Visitar bibliotecas y leer juntos libros temáticos (por ejemplo, volcanes, dinosaurios, plantas, geografía, universo...). También las visitas culturales, exposiciones o museos son una excelente fuente de aprendizaje a todos los niveles, incluido el lingüístico.
  • Organizad debates en casa sobre temas que interesen al niño, para que pueda adquirir soltura a la hora de expresar su opinión, escuchar a los demás y respetar el turno de palabra.
  • Anímale a interpretar una obra de teatro, un espectáculo de marionetas, un cuenta-cuentos, chistes...
  • Proponle que escriba un diario, una reflexión o una carta a un ser querido. Poco a poco, estos breves escritos podrán ir derivando en pequeñas historias, cómics, cuentos, poesías, canciones... Este tipo de ejercicios resultan fantásticos para desarrollar el lenguaje, aumentar vocabulario, reforzar la expresión escrita e incentivar la creatividad.
  • Optar por juegos que inviten al uso del lenguaje y la memorización de palabras (como poesías, rimas, adivinanzas, crucigramas, sopas de letras...)
  • Potencia la lectura en voz alta, tanto en prosa como en verso

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Decálogo para estimular el lenguaje del bebé, Cómo ejercitar la mente de los niños mientras se divierten: 11 juegos sencillos que estimulan la memoria, la lógica y el lenguaje

Temas
Inicio