Publicidad

Cómo amplían nuestros hijos su círculo de afectos

Cómo amplían nuestros hijos su círculo de afectos
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Cuando nuestros hijos nos responden con sus primeras e inolvidables sonrisas, lo hacen específicamente con nosotras, sus madres y también con sus padres. Somos los que les hemos acompañado desde su nacimiento, atendiéndolos y queriéndolos, y ya los bebés nos reconocen y nos muestran su afecto.

Cuando hacen gestos de extrañeza o rechazo a las personas menos próximas, nos damos cuenta de que nos reconoce y se siente ligados a nosotros de una manera especial. Conforme pasan los meses, sin llegar todavía al año, ya tiene cierto concepto de "familia", y muestra un afecto especial por sus integrantes, desde el núcleo más íntimo (padres y hermanos) a otros lazos, como los de abuelos o tíos.

Nosotros también vamos siendo más conscientes de que la familia ha aumentado y de que el esfuerzo y el desvelo merecen la pena, y el bebé sabrá de nuestro apoyo y compañía en los momentos de necesidad si es que así se lo hemos demostrado.

Nosotros, inconscientemente ayudamos y enseñamos a los bebés a seguir ampliando el círculo de afectos, demostrando el nuestro por otras personas: familia y amigos. De este modo, conforme nos seguimos relacionando con esas otras personas, el bebé aprenderá también a quererlas.

Los pequeños nos ven alegres junto a esas personas, que pronto dejan de ser extraños. "Mira, aquí está la tía", "Dale un besito al tío"... (¿a cuántas personas llamamos "tíos"?) Aprenden a ser afectuosos y cordiales, y el amor y la confianza engendran amor y confianza en ellos también.

A partir de los dos años del niño, a medida que crece y aumenta su confianza y su "ámbito de acción", empieza a trabar sus primeras "amistades" con niños vecinos o de la guardería, aunque siga siendo su hogar el sitio que le siga pareciendo seguro, junto a papá y mamá, durante mucho tiempo aún.

Pero tener "amiguitos" en el parque o en la escuela, o los primitos, le proporcionará alegrías y disfrute con divertidos momentos de juegos.

Hacia los tres o los cuatro años del niño (en esto de los "hitos" puede haber muchas variaciones), mientras que lo hemos seguido alentando a conocer a más y más gente (tiene simpatía por el tendero, la enfermera...), ya tiene confianza para quedarse con los yayos o los tíos sin que estén los papás, pasar un día con ellos o incluso quedarse a dormir.

Lo cual no quita que al día siguiente enseguida reclamen a los papás y su casa, que como decimos seguirán constituyendo su apoyo fundamental y símbolos de amor y seguridad durante muchos años.

A los cinco años son más sociables y tiene más facilidad para entablar relaciones con otros niños y adultos, aunque también es normal que muestren signos de timidez y selecciones unos pocos "mejores amigos", costándole ampliar el círculo. Pero esos amigos empiezan a cobrar importancia para ellos, y los padres podemos sentirnos un tanto "relegados" en el podio de afectos.

A partir de los ocho años empiezan los grupos y "pandillas", y en la preadolescencia aparte de los amigos existen los primeros enamoramientos, los ídolos y héroes, nuevos puntos de referencia que a menudo son bastante pasajeros. Pero ésa es otra historia...

Los padres somos los que hemos de intentar no ser efímeros sino siempre estar ahí, enseñándoles a amar y a conocer, a establecer lazos afectivos que irán conformando su propia capacidad de amar y formar a su vez una familia en el futuro.

De modo que los bebés van ampliando sus vínculos afectivos con el entorno de un modo natural y cada vez más complejo, siempre con los padres como punto de referencia y pilar fundamental.

Vía | Cómo hablar a sus hijos sobre el amor y el sexo, Leon y Barbara Somers Foto | Nora Mah Flickr-CC En Bebés y más | Punset: Cinco consejos para hacer de un bebé un adulto capaz y feliz, El vínculo entre padres e hijos es clave para la autoestima, Mejorar la autoestima de nuestros hijos

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios