Compartir
Publicidad
Publicidad

Cómo afectan las bebidas con gas

Cómo afectan las bebidas con gas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Todavía estás a tiempo de que tu hijo no prefiera los refrescos con gas a cualquier otra bebida. Posiblemente no tardará en conocerlas, cuando salís a comer fuera, en el cumpleaños de algún amiguito, etc. Pero no dejes de tener en cuenta, que cuanto más tarde pruebe los refrescos con gas, menos consumirá, pues ya sabemos que a largo plazo o quizá no tan largo, puede tener consecuencias negativas como la obesidad, déficit de calcio y hierro, caries, etc.

Cada vez las caries aparecen con más frecuencia en la primera dentición y esto perjudica seriamente a la dentición definitiva. Además los refrescos con gas no aportan ningún nutriente, sólo calorías vacías y en una cantidad bastante elevada. También hay que añadir que el gas produce una cierta distensión gástrica, por lo que el apetito disminuye dando paso a un menor consumo de alimentos que sí son necesarios para la salud y provocando en muchas ocasiones dolor abdominal. Los refrescos con gas suelen ir acompañados de alimentos poco saludables, como la comida rápida, aperitivos fritos… con lo que además de no estar bien alimentados, aumenta el riesgo de sufrir obesidad.

A los refrescos de tipo cola les añaden además cafeína, que suele proceder del extracto de nuez de cola, un fruto tropical que contiene esa sustancia excitante, lo cual afecta también a muchos niños, y ácido fosfórico. Este ácido reduce la absorción del calcio, con lo que pierden parte de este nutriente tan importante en su desarrollo óseo.

Pero todos estos contras que aportan las bebidas con gas, no implican que tu hijo “nunca” pueda tomar un refresco, como muchos alimentos poco aconsejados, pueden tomarse esporádicamente.

Más información | Sld Más información | Consumer

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos