Compartir
Publicidad

¿Cómo hay que tratar a un bebé?

¿Cómo hay que tratar a un bebé?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando tenemos a nuestro hijo en brazos nos asaltan muchas dudas sobre como tratar al bebé. Os invito a tratar de conectar, con empatía, con lo que son las sensaciones, experiencias y sentimientos del bebé en su día a día y con eso seguro que podréis darle el trato que merece.

Cuidar a un bebé supone una serie de actividades diarias que se convertirán en muy importantes en vuestra vida y que, para ellos, son el centro de su experiencia vital. Y en ellas, tranquilidad, comunicación y empatía son la clave.

Vamos a alimentarlo, bañarlo, cambiarle los pañales, tomarlo en brazos, llevarlo de paseo, ponerle la ropita, hablarle... todo eso es lo que vuestro hijo experimentará como su primer contacto con la vida y de ello va a aprender mucho sobre él mismo, vosotros, el mundo y sobre el trato que merece recibir.

El niño percibe nuestras emociones en el tono de voz, la calidad de la atención, la escucha de sus peticiones, el cuidado al tratarlo. Por eso es imprescindible ser conscientes de ello y acercarnos a él con delicadeza y máxima atención. No podemos hacer estas cosas de manera mecánica, hay que hablarle, mimarlo, acariciarlo, mantener el contacto visual e incluso, aunque creamos que no entiende, contarle lo que vamos a ir haciendo al manipularlo.

Cuando vayamos a cambiarlo de ropita, por ejemplo, deberemos tomarlo en brazos con dulzura y hablarle, de este modo nos irá comprendiendo y no se sentirá violentado. Igualmente, si es necesario cambiar su pañal o bañarlo, no interrumpiremos su actividad bruscamente, como atrapándolo, sino que esperaremos el momento en el que cese de jugar o mirar lo que sea, y le hablaremos con suavidad.

Cuando tratremos a nuestro bebé evitaremos movimientos bruscos e inesperados, para que no sienta miedo. Tampoco deberemos cogerlo o hacerle algo mientras hablamos con otra persona o dejamos brotar ansiedad o urgencia; es mejor esperar unos minutos, siempre que sea posible, y no transmitirle tensión.

Vamos, de esta manera, a ayudarle a establecer una comunicación llena de cariño hacia nosotros y la confianza en que vamos a tratarlo como se merece, como una persona digna de afecto y que puede crecer en un ambiente de tranquilidad siendo comprendido. Esto es como esperan los bebés que los tratemos, como personas con los mismos derechos que otra cualquiera.

En Bebés y más | El código de la felicidad: un bebé pasa en cinco segundos del temor de un extraño a la seguridad de su madre, Para ser buenos padres hay cosas que no pueden faltar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos