Compartir
Publicidad
Publicidad

Viajar en coche con bebés: elegir un asiento infantil

Viajar en coche con bebés: elegir un asiento infantil
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Avanzando en este especial sobre viajar en coche con bebés que estamos desarrollando estos días en Bebés y más, hoy le toca el turno a los asientos infantiles, esas sillitas especiales para llevar a nuestro bebé a bordo de un coche que técnicamente reciben el nombre de sistemas de retención infantil.

En el mismo nombre técnico de estos dispositivos está su razón de ser, y es que en caso de que nuestro coche sufra una colisión, no hay brazos lo suficientemente fuertes como para retener al bebé y además los cinturones de seguridad para adultos resultan inadecuados para el niño e incluso peligrosos para él. En un caso como este, sólo un sistema de retención infantil adecuado a la talla y peso de nuestro bebé es capaz de mantener al pequeño a salvo y en su sitio.

Echándole un vistazo a lo que encontramos en el mercado, vemos que hay una enorme variedad de sillas para llevar al bebé en el coche. Pero, ¿son todas iguales?

Como sabemos, existen diversos grupos de sillas infantiles para el coche dependiendo de la talla y peso del pequeño (y si no lo sabemos, os recomiendo darle una lectura a ese post), y lo cierto es que las soluciones que nos ofrecen los fabricantes para cada grupo no sólo se diferencian en el precio... aunque también. Con todo, a la hora de elegir un asiento infantil lo que nos interesa observar son tres aspectos: firmeza y flexibildad, anclaje de la silla, y sujeción y confort del niño.

Firmeza y flexibilidad

Un buen asiento infantil debe servir para proteger al bebé o al niño en caso de colisión, y eso lo logrará minimizando el movimiento relativo entre el niño y el vehículo durante una colisión y absorbiendo parte de la energía cinética que se libera en un choque. Si el sistema de retención infantil no es capaz de eso, algunos de los movimientos que experimente el bebé durante la colisión pueden causarle lesiones, y toda la energía que no absorba la silla tendrá que absorberla el niño, lo que sin duda le causará daños de consideración diversa llegando hasta el riesgo de muerte.

Por eso, la silla del bebé debe ser lo suficientemente firme como para mantener al niño a salvo con independencia de que el impacto se origine por uno u otro lateral del vehículo, por la zona delantera o por la parte posterior. En cualquiera de esas situaciones, la silla debe mantenerse firme, ya que cuanto mayor sea el movimiento que experimente, mayores serán los riesgos de lesión para nuestro pequeño.

Sn embargo, si el sistema de retención infantil que empleamos es demasiado rígido, puede llegar a quebrarse en caso de impacto. Por eso, aunque sea firme a la hora de proteger al bebé, la sillita tiene que reunir una flexibilidad suficiente como para absorber parcialmente la energía liberada en una colisión sin que su estructura se vea comprometida en ningún momento.

Anclaje al asiento

Tradicionalmente, los asientos para bebés y niños se han fijado al asiento empleando solamente el cinturón de seguridad de tres puntos. Y aun dentro de esa forma de anclar la sillita encontramos una cierta diversidad cuando recorremos el camino que hace el cinturón, y así descubrimos sistemas de retención infantil con un simple pasador para el cinturón mientras que otros apresan el cinturón impidiendo que se deslice y que por tanto la silla se mueva en caso de colisión. Ese es el primero de los puntos que nos interesa tener en cuenta cuando buscamos el asiento infantil ideal.

Sin embargo, el anclaje de los sistemas de retención infantil sólo con el cinturón de seguridad de los adultos puede darnos un problema ya que, dependiendo de la velocidad a la que se circula, en caso de colisión puede ocurrir que el asiento infantil se desplace para luego ser retenido por el cinturón. Y en este ir y venir de la silla, el niño se verá sometido a unos esfuerzos que pueden causarle lesiones, por ejemplo, en la zona del cuello.

Para minimizar esa movilidad de la silla infantil se creó el sistema Isofix, que ancla el sistema de retención infantil al asiento del coche con un par de ganchos. De esta forma la silla infantil queda unida completamente al vehículo y se minimizan los vaivenes en una colisión. Por eso cada día son más los vehículos que montan los anclajes Isofix en sus asientos para que puedan ser empleadas sillas infantiles que cuenten con este tipo de fijación.

Anclajes Isofix, Top Tether y pata de apoyo

Sin embargo, el Isofix tenía una limitación: en determinadas colisiones la silla se volcaba hacia adelante. Por eso apareció el Top Tether como complemento al Isofix. El Top Tether no es más que un tirante que asegura el asiento infantil por su parte superior manteniéndolo anclado a un soporte específico del vehículo. Y, por otra parte, la pata de apoyo es un soporte que se ancla al asiento infantil y se parapeta contra el suelo del vehículo, evitando el vuelco hacia adelante de la sillita. Para saber más, hay que consultar el manual del asiento infantil antes de instalarlo en el coche, porque cada fabricante tiene su propio sistema de fijación dentro del estándar Isofix.

Además, hay sistemas de retención infantil que se articulan para permitir una mayor accesibilidad a la hora de colocar al pequeño en la sillita. Es el caso del Axiss de BebeConfort, que permite girar la parte superior de la silla para colocar al niño y fijar sus arneses de cara al exterior del coche. Cuando esto está hecho, basta con girar la silla de nuevo hacia el sentido de la marcha.

Sujeción y confort del niño

Porque otro elemento que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un asiento infantil es la sujeción de nuestro pequeño y también su comodidad. La comodidad del pequeño debe ser comprendida como algo que queda más allá de, por ejemplo, si el niño suda o no en el asiento. Y sí, ese es un problema frecuente que suele angustiarnos como padres, que pone nervioso a nuestro bebé... y que tiene como solución emplear el aire acondicionado con moderación y hacer pausas adicionales en la conducción para que el bebé pueda airearse de vez en cuando.

Pero hay otros parámetros por los que deberíamos considerar la comodidad del pequeño, y que están relacionados con su salud a medio y largo plazo. Si el bebé viaja encogido, con el pecho comprimido o con la cabeza caída sobre los hombros, esas posiciones no le van a ayudar en un correcto desarrollo, e incluso algunas de ellas pueden ser peligrosas en caso de colisión.

Por eso, la posición del bebé debe ser lo más natural posible, pero manteniéndose en su sitio incluso cuando se duerme. Es decir, que se duerma en el coche puede ser saludable, pero no que caiga dormido, que no es lo mismo. Y esto sirve también para cuando ya no hablamos de bebés sino de niños. Si duermen, que duerman, pero que no se desparramen, porque al hacerlo estarán quitándose una buena dosis de la seguridad que les brinda su asiento especial.

Niño durmiendo en el coche

¿Cómo evitar que se caigan hacia un lado? Como todo, depende. Si acostumbramos a nuestro hijo a que mantenga la postura adecuada en el asiento, eso será positivo. Y si la silla que empleamos tiene laterales que mantienen la cabeza del niño en su sitio, mejor que mejor. Y en casos extremos, cuando todo falle y el niño se caiga de sueño, no nos quedará más remedio que hacer una parada, recolocar al pequeño en su posición ideal y luego reanudar la marcha. Mejor eso, que dejar que nuestro hijo cultive una serie de lesiones en la zona cervical, por ejemplo.

El niño debe mantener siempre una posición de ocupante de vehículo; además eso le ayudará a comprender que un coche no es una extensión de un patio de juegos sino un medio de transporte. Y como tal ocupante de vehículo, debe viajar con el cinturón pasándole por el centro del hombro en el caso de los mayores y con los arneses de las sillas de Grupo I en el caso de los niños de hasta 18 kilos. Si los acostumbramos desde pequeños a ir sujetos, aunque no presionados, de mayores no tendrán ningún problema en utilizar los cinturones de seguridad para adultos.

Y llegamos a otro punto, que es el de la medida del asiento infantil. Una costumbre arraigada ya en nuestro país consiste en ir midiendo hora tras hora el desarrollo de nuestros hijos para, a la mínima que esté justificado por milímetros o por gramos, trasladar al pequeño a una silla infantil de mayor medida o de un grupo superior. No es cuestión de criticar esta práctica, pero siempre hay que tener en cuenta que un sistema de retención infantil es un sistema de seguridad pasiva del automóvil, y como tal está pensado para funcionar entre unas determinadas cotas. Si el niño viaja demasiado holgado, o por el contrario demasiado encajado, en caso de necesidad el sistema puede no funcionar de la forma que previó su fabricante.

Homologación europea, ¿garantía de calidad?

Para acabar este post, una reflexión. Siempre decimos que un sistema de retención infantil debe contar con el sello de homologación europea para que podamos estar tranquilos, ya que esa etiqueta naranja con la marca CE constituye una cierta garantía por cuanto el asiento cumple con una serie de normas que acreditan la seguridad de ese dispositivo.

Sin embargo, como ya hemos comentado en alguna que otra ocasión, no todas las sillas infantiles ofrecen un buen nivel de seguridad. Los informes anuales del RACE, por ejemplo, nos pueden dar una pista de por dónde va cada modelo. Con todo, cada poco tiempo las mismas marcas van haciendo que sus asientos evolucionen y mejoren en seguridad, por lo que conviene saber en el momento de la compra qué referencias existen sobre cada silla en concreto.

Va un ejemplo: en enero de este año unas pruebas de impacto practicadas en Alemania sobre algunos sistemas de retención infantil ayudaron a detectar algunos fallos graves en sillas de cuatro marcas diferentes (Chicco, Concord, Recaro y Storchenmühle). En el mes de abril, la mayoría de esos modelos habían sido modificados y volvieron a pasar la prueba, esta vez de forma correcta, y es que la ingeniería en materia de seguridad avanza a cada momento. Afortunadamente.

Foto | Tree House 1977, monozygotic.com En Bebés y más | Viajar en coche con bebés, Todo sobre los sistemas de retención infantil

El detalle del club

En el Club Opel Meriva de Bebés y Más, proponemos un espacio donde compartir las ideas, experiencias y promociones relacionadas con el coche como un vehículo para la familia. Permanece muy atento a esta sección y tendrás acceso a toda la información que necesitas sobre niños y bebés como factor decisivo a la hora de comprar un coche.Una página que pretende aportar contenido valioso para todos los padres que estén en la complicada situación de elegir un buen coche para viajar cómodo y seguro con los más pequeños.
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos