Compartir
Publicidad
Publicidad

Suelos para niños: seguridad e higiene

Suelos para niños: seguridad e higiene
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya hablamos el martes de cómo decorar las paredes de la habitación del niño de manera que éstas fueran seguras y que evolucionaran con él. Hoy quiero que me acompañéis en el repaso a los suelos, el lugar donde pasará el bebé sobre todo sus primeros meses. Una vez comienza a gatear, los niños corretean toda la casa el tiempo que no están en el parque ni dormidos, así que el suelo de su cuarto es un lugar fundamental al que hay que prestarle toda la atención posible.

Lo primero que tienes que ver es que éste sea higiénico y fácil de limpiar. Descarta los suelos de moqueta y las alfombras de todo tipo que lo único que harán es acumular polvo y ácaros. Asegúrate además de que es antideslizante para evitar accidentes domésticos. Como ya nos comentaron en Decoesfera, el suelo de linoleum es el más ecológico y resistente, gracias a sus características antiestáticas y antibacterianas, que garantizan la seguridad del niño a lo largo de los años. Una de las empresas más antiguas en fabricar este tipo de pisos es la sueca Forbo Flooring que ofrece una gran variedad de colores y de modelos para adecuarse a tu demanda.

No incluyas alfombras en el cuarto de los niños al menos durante los dos primeros años, cuando ya podrás poner la que más te guste. Hay modelos que además complementan el juego de los pequeños, como las que imitan carreteras o el juego del avión. En Bebés y más ya os hemos hablado otras veces de estas alfombras, destacando que estas deben ser lavables (a ser posible en lavadora).

Una opción para después del primer año son las alfombras de goma que suelen ser de colores suaves y muy cómodas porque te aseguran que el niño no se hará daño si se cae en ellas. Además, estas también son fáciles de limpiar.

Ya hablando del entorno del suelo, me gustaría mencionar un elemento fundamental: los enchufes. Los enchufes son importantísimos desde el momento en el que el niño puede moverse solo porque, a no ser que se le enseñe, va a ir a por ellos en cuanto pueda. Lo ideal es que permanezcan ocultos tras los muebles del cuarto, pero como sabemos que esto no siempre es posible, compra en cuanto puedas protectores de enchufes. Estos protectores suelen ser de plástico y su mecanismo es tan solo tapar los agujeros para que el bebé no pueda introducir sus dedos por ellos.

En Ikea, por ejemplo, venden un juego de doce protectores por sólo 2,5 € pero en todas las ferreterías tienen alguna solución igualmente barata. Procura evitar aquellos protectores de colores llamativos precisamente para que el niño no se sienta atraído hacia ellos aunque tengas que renunciar a la estética. En Bebés y más hemos enseñado en otras ocasiones soluciones equivalentes, como esta caja que oculta varios enchufes y que hará las delicias de los padres más exigentes.

Más información | Forbo Flooring
En Decoesfera | Suelo de linoleum, ecológico, bello y resistente, Algunos consejos para que la habitación del bebé sea más segura
En Bebés y más | Especial Decoración

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos