Compartir
Publicidad
Publicidad

Mostrar un cariño "exagerado" al hijo mayor

Mostrar un cariño "exagerado" al hijo mayor
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando un hermanito llega a casa, supone toda una revolución dentro de nuestros hábitos como padres. Pero probablemente el mayor impacto sea para el hermanito mayor que pasa a ser "destronado". Porque necesitará aún toda nuestra atención, más todavía cuanto más pequeño sea. Por eso me gustó la frase del pediatra cuando hicimos la primera visita con mi hija pequeña: "Hay que mostrar un cariño exagerado a la hermana mayor".

A mí aún me cuesta hablar de "mi hija mayor", porque con apenas dos años sigue siendo un bebé grande, pero a ella se refería. No significa que debamos fingir nada, y cualquier padre o madre me entenderá, pero sí que las muestras de cariño deben ser muy evidentes, claras y exageradas.

Así, lo que a primera vista podría parecer peyorativo ("exagerado" como "excesivo") se convierte en todo lo contrario, pasando a significar la mayor y más continua muestra de afecto que le podamos dar. Parece lógico, si nos fijamos en que ellos ahora nos necesitan más.

Es sabido que la exageración, entendida como gesticulación o entonación forzadas, llegan muy bien a los bebés y niños pequeños, cautivándolos. No hay más que ver cómo actúan algunos de sus cantantes o personajes "favoritos". De hecho, así hablamos y nos comunicamos nosotros habitualmente a bebés y niños pequeños. Es la mejor manera de llegarles, de resultarles próximos.

De modo que no ha resultado difícil "exagerar" nuestras muestras de cariño hacia la hermana mayor, pero sí he tenido que aprender algunas cosas con esta experiencia de multiplicar mi amor por ellas.

Por supuesto, no hemos de pensar que las muestras de cariño al hijo cuando era único habían desaparecido o disminuido. Pero es lógico que, con la llegada de otro bebé, si no cuidamos este punto, sí pudiera haber cierta repercusión negativa (y por supuesto involuntaria), en el sentido de prestar menos atención a los requerimientos afectivos del mayor.

Por lo tanto, si aún no habíais destapado vuestra faceta de actriz o de actor al convertiros en amantes, cantantes, muñecos, bailarines, ventrílocuos, caballitos, trenecitos o pilotos de avión... ahora es el momento. Una sonrisa de "los mayores" será nuestro mayor incentivo para no escatimar en abrazos y palabras cariñosas.

Así que no lo olvidéis, con la llegada de un hermanito a casa es importante mostrar un cariño exagerado al hijo mayor. Pronto hablaremos de algunos consejos para conseguirlo. Pero resulta muy fácil: simplemente se trata de aumentar nuestras muestras de cariño, ya que él o ella ahora nos necesitan más.

En Bebés y más | El príncipe destronado, Celos entre hermanos, El amor se multiplica con cada hijo, Ser mamá por segunda vez: sensaciones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos