Compartir
Publicidad
Publicidad

Maldita bolsa de agua caliente

Maldita bolsa de agua caliente
Guardar
8 Comentarios
Publicidad

Ha sido una noche horrible y quiero contaros lo que nos ha pasado. Se ha explotado la maldita bolsa de agua caliente, algo que jamás me había pasado. Lo peor, mi hijo se ha quemado, aunque afortunadamente no ha sido grave.

Soy muy cuidadosa con los accidentes en el hogar y siempre cumplo las precauciones de seguridad. No dejo mantas eléctricas encendidas por la noche y pensaba que las bolsas serían más seguras cumpliendo las normas básicas.

Pero las cosas se pueden romper y, la verdad, ahora creo que debería reclamar para que ese producto se revise y sea seguro, aunque recuerdo que llevaba los sellos correspondientes. El plástico no está gastado, simplemente se ha rajado por un lado.

Llené la bolsa como siempre, con agua caliente, y no al completo. Tuve mucho cuidado para confirmar que no tenía fugas y estaba perfectamente cerrada con la envoltura de tela cubriéndola (menos mal, porque eso impidió que saliera directamente).

Pero, de improviso, estando ya en la cama, se rajó y empezó a salir el agua. Se le empapó al niño todo el brazo y me pegó un grito (era de madrugada). Por suerte estaba cerca de él y no pasó ni un segundo. Antes de que a él le diera ni tiempo a saber que pasaba la aparté y no llegó a derramarsele toda encima.

Tenía todo el brazo rojo y le hice las primeras curas. Esta mañana tenía dos quemaduras del tamaño de un dedo, pero la rojez había desaparecido y no le habían salido ampollas gracias a lo rápido que lo refresqué y la cura que tenía en el botiquín siempre preparada. La revisión ha sido positiva y al final, va a quedarse todo en un susto.

Con esto os quiero recordar lo imprescindible que es extremar las precauciones en el hogar, pues, incluso con ellas, pueden suceder accidentes y, en esos casos, mantener la calma, atender al niño de inmediato y proporcionarle la atención de emergencia es muy importante. Tened siempre lo necesario para una cura de urgencia en el botiquín es algo que puede suponer la diferencia entre un susto y un accidente grave.

No se me va a olvidar esta maldita bolsa de agua caliente. No la he tirado, para poder llevarla a donde sea preciso. Pero me he pasado la noche llorando. ¿Os ha pasado algo parecido alguna vez?

En Bebés y más | Primeros auxilios. Quemaduras, Consejos para prevenir las quemaduras de los niños en casa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos