Compartir
Publicidad
Publicidad

Durante el puerperio, flexibilidad de horarios

Durante el puerperio, flexibilidad de horarios
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Los primeros días tras el parto pasan como en un sueño, sin horarios, pocas horas durmiendo, visitas… Cuando llegamos a casa tras haber dado a luz, las mamás no estamos en plena forma, y lo que antes era nuestra rutina habitual se puede convertir en un gran esfuerzo. Por eso es recomendable aceptar cierta flexibilidad de horarios durante el puerperio.

Intentar seguir el ritmo habitual de algunos actos tan sencillos como comer, ducharse o la hora del baño de nuestros hijos pueden hacerse muy cuesta arriba. Los dos primeros días en casa, lo intenté. Me levantaba de la cama para comer con el resto de la familia, aunque ni siquiera podía sentarme a la mesa. Lloraba porque me podía más el dolor y el cansancio.

Al tercer día, me di cuenta de que si a la hora de comer mi bebé estaba tranquila y descansaba, lo mejor que podía hacer yo era lo mismo. De hecho, mi gran prioridad era descansar, no comer. Después de la siesta reparadora, la comida me sentó mucho mejor que los días anteriores…

Lo mismo sucede en el caso de que nuestra prioridad sea darnos una ducha, puedo asegurar que he necesitado esas reparadoras duchas en más de una ocasión para calmar el dolor y sentirme fresca y limpia. Que parece un anuncio de compresas, pero con la herida reciente, los loquios, el calor y las hormonas revolucionadas, se llora por tener un momento de ducha, porque va a ser un alivio… Y no lo impiden visitas ni horarios que valgan.

La hora del baño de mis hijas fue otro momento que flexibilicé durante los primeros días tras el parto. Puede que las 20 o 20’30 horas sean bien temprano para la mayoría de la gente. Pero para mí suponía, de nuevo, un gran cansancio. Adelantar la hora del baño no ha supuesto ningún problema para las pequeñas, inlcuso la mayor se lo tomaba como un refresco a media tarde, que no viene mal con estos calores…

Después, poco a poco, recuperamos nuestro ritmo habitual, pero no debemos sentirnos culpables o preocupadas si, durante esos primeros días tras el parto, flexibilizamos nuestros horarios y nos adaptamos a nuestro bebé y a nuestras necesidades físicas y emocionales. Ya tendremos tiempo para heroicidades, para asumir todas nuestras tareas, cuando estemos recuperadas y en plena forma, que todo llega…

En Bebés y más | La depresión postparto, Los siete pilares de un puerperio feliz, Las complicaciones del puerperio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos