Compartir
Publicidad
Publicidad

Cómo protegerse de los mosquitos durante el embarazo

Cómo protegerse de los mosquitos durante el embarazo
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya os comentábamos ayer que los mosquitos prefieren a las embarazadas, una situación que probablemente muchas de vosotras esté viviendo especialmente durante el verano. Pero, ¿cómo podemos protegernos de los mosquitos durante el embarazo? ¿Son adecuados los productos químicos?

Los repelentes para insectos que contienen dietiltoluamida (DEET), son unos de los más eficaces para evitar las picaduras de mosquitos, aunque no se ha determinado si dicho componente es seguro durante el embarazo. Su principal inconveniente es que posee un alto grado de absorción cutánea que produce cierto grado de toxicidad.

Por esta razón, se recomienda a las embarazadas no aplicarse DEET (tampoco a los bebés ni a los niños pequeños) sobre la piel sino sobre los calcetines, los zapatos y la ropa, en pequeñas cantidades y utilizando guantes o un aplicador para evitar el contacto con los dedos de la mano.

Aun así, tampoco es conveniente emplearlo en gran cantidad ni en lugares cerrados o sin ventilación. Mejor utilizar otros métodos que no presenten estos riesgos.

Un repelente de insectos natural como el aceite de citronella sí es adecuado en niños pequeños y en mujeres embarazadas. Es un extracto de los derivado que se encuentran en diferentes especies vegetales (Citronella de Ceilán y Citronella de Java). Su acción consiste en producir un efecto desagradable sobre las terminaciones sensitivas y un bloqueo de la percepción química de los insectos.

Sus principales ventajas son: su baja toxicidad, alta tolerancia y su agradable olor. Pero presenta un inconveniente: su efecto como repelente es limitado y no tiene una acción duradera en el tiempo.

Otro repelente natural como el Eucaliptus citriodora (PMP) también sería, por su nula toxicidad, adecuado durante el embarazo e incluso para bebés.

Otras medidas naturales para mantener alejados los mosquitos, como el uso de mosquiteras, tener macetas de albahaca o alfábega, no ponerse perfumes… contribuyen a que los mosquitos estén alejados.

El empleo de jabones antisépticos para el aseo diario reduciría las señales químicas emanadas por las bacterias que normalmente colonizan la piel, atrayendo a los mosquitos.

Además, podemos evitar las horas más conflictivas en la calle, cuando abundan los mosquitos, como el atardecer y las noches. Y si hemos de salir de noche podemos buscar prendas ligeras que cubran brazos y piernas para mantenerlos a salvo de las picaduras.

Siempre estando atentas para localizarlos (se suelen concentrar en algunos lugares más que en otros) y no dudar en dar algún manotazo que los aleje.

Respecto a los antimosquitos difusores que se colocan en los enchufes del hogar, he podido consultar algunas marcas que aseguran no utilizar productos químicos sino componentes naturales extraídos de plantas que contienen sustancias con actividad insecticida (del género Chrysanthemum comúnmente llamado piretro o pelitre, la lavanda, el geranio, el cedro…).

En cualquier caso, antes de comprar uno de estos difusores antimosquitos lee bien los componentes para comprobar que no contienen sustancias como la dietiltoluamida (DEET).

En definitiva, existen algunos modos adecuados para repeler los mosquitos durante el embarazo, evitando los productos químicos que pueden resultar tóxicos y perjudiciales para la piel.

Más información | Fertilab, Nacer sano, Medicina XXI
Foto | blmurch en Flickr-CC
En Bebés y más | Qué hacer para prevenir y aliviar las picaduras de insectos, Repele mosquitos Love Bug, Ahuyentador de mosquitos ecológico, Evitar y curar las picaduras de insectos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos