Compartir
Publicidad

Cambiar el bebé en baños públicos: cinco medidas de higiene esenciales

Cambiar el bebé en baños públicos: cinco medidas de higiene esenciales
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una madre ha publicado en su cuenta de Facebook una foto de un cambiador de bebé para denunciar la falta de higiene que podemos encontrarnos en los baños públicos.

Realmente, algunos aseos dejan mucho que desear en cuanto a limpieza y es toda una odisea cuando nos toca cambiar a nuestros bebés en esos sitios poco pulcros. Raramente son sitios idóneos para cambiar al bebé, pero muchas veces no nos queda otra, así que es importante tener siempre presente algunas medidas esenciales.

1) Lávate las manos antes y después

Es una regla de oro para cualquier persona que va al baño, y más cuando vas con tu bebé. Hay baños que ni siquiera están en condiciones como para lavarse las manos, ni tienen jabón, por eso es muy recomendable que por si acaso lleves siempre un desinfectante de manos en gel en el bolso.

2) Limpia la superficie

Es muy importante que la superficie donde vayamos a cambiar al bebé esté limpia para evitar cualquier riesgo de infección. Puedes usar una toallita húmeda o papel de secar las manos humedecido con un poco de agua y jabón para limpiar el cambiador del bebé o la mesada si no hubiese cambiador.

3) Utiliza un cambiador, una toalla o un protector

Utiliza protectores desechables, un cambiador portátil o en su defecto una toalla para colocar sobre la superficie en la que se cambiará al bebé. Lleva siempre en el bolso un cambiador plegable; son muy prácticos y pueden sacarte de más de un apuro; procura que sean de un tela plastificada fácilmente lavables.

4) ¡Que no toque nada!

Ni tampoco tú (procura tocar lo menos posible). "No toques nada" es una de las frases que más decimos los padres a los niños en los baños públicos. Cuando vayas con un bebé, además, colócalo en un sitio donde no alcance a tocar nada con las manitas que después se las puede llevar a la boca. Cualquier superficie, aunque aparentemente esté limpia, puede no contar con las medidas adecuadas.

5) No te arriesgues

Si las condiciones de higiene del aseo no son ideales, es preferible cambiar al bebé en otro sitio como una mesada donde podamos colocar el cambiador, en el carrito del bebé, en el coche, en un banco e incluso sobre las faldas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio